Viajando con niños y perros, ¿es tan bonito como lo pintan?

0

Cuando no tienes perro y te imaginas tu vida con perro, pasa un poco como cuando no eres madre pero por supuesto sabes que harás cuando seas madre.

Luego tienes descendencia y tortazo que te llevas. Lo de no dormir iba en serio, no es porque haya padres que mal acostumbran a sus hijos, igual que lo de no comer, hay niños que no comen porque simplemente no les da la gana. Pero estas cosas las descubres cuando crías a tus propios hijos y no observando a los del vecino.

¿Sabéis por dónde voy no?

Pues lo del perro es parecido. Si no tenéis perro probablemente os imaginéis con vuestros hijos disfrutando de la compañía de vuestro peludo. Cómo si fuera un peluche que se apaga cuando quieres, que no mancha, que no ladra o que no las prepara.  

 

familias con perro y niños 

Error. El perro es un ser vivo. Uno más de la familia. Suelta pelo, mancha, te llena la casa de barro cuando llueve, te pide salir a la calle urgentemente cuando te tumbas en el sofá….y así un largo etc.

¡Ojo! Que no me quejo, solo digo que un perro además de ser la mejor compañía del mundo, implica obligaciones y responsabilidades que hay que sumar a las del día a día de una familia. 

Aún así compensa. A mí me compensa. He tenido perros en todas las facetas de mi vida. De niña, de soltera, con pareja y con hijos. En total dos perras que me han acompañado toda la vida, primero una perra que nos acompañó desde que era niña hasta que me fui a estudiar fuera y otra que tengo desde que vivía en pareja que y que todavía hoy nos acompaña.

Y tengo claro que el día que no esté tendremos otro perrillo, porque en esta familia no sabríamos vivir sin nuestro peludo. Sí, a pesar del trabajo que da, a pesar de los disgustos por salud que nos ha dado y a pesar de que ahora que es viejecita le caen mal todos los amiguitos de nuestro hijo mayor y tenemos que separarla, muy a nuestro pesar,  de algunas visitas (sobre todo si rondan el metro de altura).

La compañía y el cariño y amor que le tenemos lo compensa todo. 

Últimamente leo muchos artículos contando los beneficios de  tener mascotas, supongo que son muchos los que piensan en traer un perrito a casa por Navidad…Son artículos muy completos, pero a veces siento que les faltan parte de realidad. Se nombran, por encima las obligaciones que requiere un perro en el día a día, pero a veces se obvian épocas como las vacaciones, en las que el perro también nos acompaña.

 

Turismo en Vitoria con niños y perros

Claro está que existe la opción de dejarlo en una residencia canina o con algún familiar. Nosotros la opción de residencia la descartamos, y generalmente son mis padres los un se encargan del perro (con todas las obligaciones que conlleva).

Aún así preferimos viajar con nuestro perro siempre que podemos. Viajar con perro tiene sus ventajas, no lo discuto, pero para mi gusto la combinación niños y perros tiene muchas desventajas. Y es una de las facetas de tener perro que más quebraderos de cabeza me da. 

Cuando viajas en pareja con mascota es más sencillo, pero cuando viajas con niños y mascotas la cosa se complica demasiado. Tus hijos te van a exigir actividades que con la mascota no puedes realizar. Algunos de los mayores inconvenientes son:

  • Ir a la playa. En España, a diferencia de otros países europeos, son poquísimas las playas en las que se permite el acceso de animales. Así que nuestro destino de vacaciones se ve condicionado por elegir un sitio donde existan playas para perros. Este verano sin ir más lejos hemos estado por Asturias. Hemos pasado de largo infinidad de playas en las que mis hijos hubieran estado de lujo porque no podemos ir con el perro. La opción de dejar al perro en el coche es inviable. Creo que no hace falta explicar por qué. En todas nuestras vacaciones solo encontramos dos playas. Una en Gijón y otra en San Vicente de la Barquera que admitieran perros. Y no son de las mejores playas de la costa para acudir con niños. Para empezar no suele haber servicio de socorrista o un chiringuito para comprar un helado.

playa para perros Gijón

  • Parques de ocio, acuáticos etc. Está genial ir de vacaciones por ejemplo y visitar Port Aventura. Pero ¿me explicáis que hacemos con el perro? ¿Dejarlo todo el día en una residencia canina?. Nosotros para eso no llevamos perro….
  • Climatología. En verano matarías por entrar en un local con aire acondicionado en el que comer fresquitos. Si tienes perro no es viable. Tienes que comer en una terraza, amplia y con espacio para que tu perro no moleste. No porque el perro moleste o se porte mal, simplemente porque hay gente que la simple presencia de un perro le incomoda y es respetable. Nosotros preferimos estar alejados de las familias que no llevan perro. En invierno es más sencillo si a tu perro no le importa esperar en el coche mientras comes. Al nuestro le encanta. Pero si vas paseando y cae un chaparrón olvídate de acceder al primer bar cercano a ponerte a resguardo.
  • Olvídate de acceder a tiendas, museos, o visitar monumentos….los perros no están permitidos.

con Perro en San Vicente de la Barquera

  • Del transporte público mejor ni hablamos.
  • Alojamientos. Nosotros optamos por ir de camping, donde las mascotas son bien recibidas en la mayoría. Pero es muy importante tener al animal controlado y bien educado, si no tu estancia en el camping puede ser terrible. Olvídate de hoteles con todo incluido, piscinas y toboganes. Aunque hay cada vez más que admiten animales es probable que a tu perro no le apetezca estar todo el día cerrado en la habitación, y por supuesto a ti tampoco te gusta tenerlo cerrado.

Nosotros hemos aprendido a lo largo de los años a encontrar el equilibrio en las vacaciones entre mascotas y niños. Y a disfrutar y hacer actividades  todos juntos. Pero es verdad que en las vacaciones de verano no solemos llevar al perro por no interceder con los deseos de los niños.

Este verano si hemos viajado con nuestra mascota y el resultado ha sido muy positivo, ya que han sido unas vacaciones completamente rurales, pero condicionadas eso sí por la presencia del perro.  Con esto no quiero decir que tener perro sea un problema, al contrario, más arriba os contaba que sé que el día que nuestro perro no esté volveremos a tener otro.

Solo quiero que la gente sea consciente de lo que implica tener un perro o el ir de vacaciones con un perro. Que la gente que estas Navidades decida regalar una mascota no pienses que el problema más gordo lo va a tener a la hora de sacarlo a pasear. Las mascotas conviven 365 al año con nosotros y tenemos que ser conscientes de las obligaciones que conllevan. Y una de ellas, y a veces olvidada, son las vacaciones. Curiosamente es en épocas de vacaciones cuando más abandonos de animales se producen. Seamos conscientes de que son seres vivos con unas necesidades y requerimientos muy grandes. A cambio nos regalan cariño y amor.

Pensad seriamente si estáis dispuestos o si vais a poder dar  dar tanto como recibís. Si no mejor olvidar el tema de la mascota. Ser consecuentes y no os encaprichéis de los animales

 

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!