Ventajas (y desventajas) de tener tu negocio en casa.

4

Desde que nos vinimos al pueblo tenemos un pequeño comercio.

Parte de la planta baja de nuestra casa es nuestro local comercial. Se comunica la parte trasera de mi casa con el salón, así que imaginaros las ventajas. Abro una puerta y del salón paso al trabajo. Si quiero hasta en pijama. De hecho ya he ordenado la tienda más de una vez en pijama.

Tener el trabajo en casa tiene sus ventajas, quién diga lo contrario miente, pero ahora que tengo el mío en casa he descubierto una serie de factores que no lo hace tan, tan divertido…

En cuanto a las ventajas creo que las conocéis todos, pero os pondré los dientes largos….

  • Tardo cero segundos en llegar al trabajo. Si cero, abro una puerta y…ahora estoy en el trabajo, doy un pasito hacia atrás y ahora estoy en casa.
  • Si mis hijos se ponen malos los tengo en casa a la vez que estoy trabajando.

img_5137

  • Las épocas de mucho trabajo puedo empezar a trabajar en el horario que desee porque si los niños se despiertan si dejo la puerta abiertas y los escucho.
  • Los sábados que no tienen cole y tengo la tienda abierta están entre la casa y la tienda. Puedo irme a trabajar y escuchar cuando se despiertan y acudir a poner el desayuno.
  • Algunos fines de semana me tocan guardias, y en lugar de tener abierto estoy en mi casa tranquilamente y si me llaman entonces abro.
  • Al vivir en el pueblo la mayor afluencia de público es por las mañana. La gente aquí tiene la costumbre de salir a comprar por la mañana que es cuando están abiertos todos los comercios,  cuando funciona el centro de salud y el colegio etc. En horario de tarde  apenas hay afluencia de público, así que cerramos y tenemos un timbre en la entrada y si alguien necesita algo mi marido o yo atendemos, lo que nos deja mucho tiempo libre para disfrutar de los pequeños.
  • EL ahorro en alquiler como os imaginareis es importante.

¿Todas ventajas verdad? Pues no. También tiene sus inconvenientes.

  • El tener un servicio permanente hace que la gente considere que siempre estés de guardia. Y al vivir dónde está la tienda, la gente se cree con derecho a llamar en cualquier momento al timbre para que les des lo que necesite. Y esto puede ser en cualquier momento, da igual que sean las 08:00 de la mañana, las 15:00 o a las 23:30. La manía de llamar al timbre aunque no estés trabajando incluye domingos, Navidad….o tu semana de vacaciones. Cuando se trata de una urgencia lo entiendo, pero hay veces que me desespero. 
  • No solo acuden a tu casa y llaman a la puerta, si no estás te llaman al móvil y te dicen que están en la puerta que si les pides abrir.
  • No desconectas. Ver la puerta que te comunica con el trabajo, hace que no puedas olvidarte del trabajo.
  • Es muy fácil tener la tentación de traspasar la puerta para hacer algo que necesitas en el tiempo que se supone que ibas a dedicar a tus hijos o a ti misma.
  • Los domingos que estas por casa al final acabas trabajando.
  • Tus hijos juegan en tu trabajo más de lo que te gustaría con el consiguiente caos que dejan a su paso.

img_5141

  • A tus hijos les cuesta entender que aunque están en un comercio no deben de jugar a las tiendas y descolocar todo.

Como veis no son muchas las desventajas, pero algunas hay pueden sacarte de tus casillas dependiendo de con qué pie te hayas levantado ese día.

Así que antes de tomar una decisión así, conviene hacer un listado de los inconvenientes dependiendo de las particularidades de tu negocio y ver si te compensa tener tu negocio en casa. Ya que aunque sean pocos inconveniente hay, y hay que sopesar si te conviene o no tomar esta decisión.

En mi caso las ventajas compensan totalmente. Sobre todo esos días de invierno de agua o nieve que no se ve un alma por la calle, te pones un jersey gordito, te haces un café bien calentito y te sientas en tu mesa del ordenador.

img_5139

Desde ahí ves caer las gotas de lluvia mientras te sientes afortunada y feliz de la decisión que has tomado….hasta que oyes a tus hijos pegarse al otro lado de la puerta y te sacan de tu breve pero intenso momento de relax.

 

Guardar

Guardar

4 Comentarios

  1. Tengo una amiga que le pasa como a ti. Está contenta pero a veces le sacan de quicio jejejej. Aunque esta no tiene guardia que imagino quw será un coñazo vamos. Que aqui una a trabajado en farmacia y sabe que todo lo que sea guardia incluye que te saquen de quicio porque 5 minutos antes tenia puerta del comercio abierto para comprar el chuperte . Feliz lunes

  2. Ay que ganas tenía de tener un momento para comentar esta entrada!!!!
    Ya sabes que estamos en la misma situación por lo que lo veo como tu. La tranquilidad de tener al niño aquí, de poder conciliar, la ventaja de tener el trabajo dentro.. A mi eso de tener que vestirme (entiendase abrigarse, calzado de invierno etc) para ir a trabajar me da pereza. Aquí voy cómoda, como en casa.
    Pero… que cierto eso de que la gente llama cuando quiere, se presenta, te quema el timbre.. A veces decido cerrar un rato y los ves llamando y llamando, te ven porque es cristal, les dices que está cerrado, siguen llamando.. vas, abres.. y te dicen ¿Está cerrado? Dices que si y no paran: Y no podrías darnos un cafetito? Pues no, coño!!!
    Al final nunca desconectas del todo. Pero solo por lo de tener al niño siempre conmigo y por no tener que vestirme como para ir a la guerra, a mi me compensa jeje.

    • Jejejej ya te digo, hoy todo cerrado, y a oscuras, y llaman que casi queman el timbre….me asomo y dicen, está cerrado? No mira, es que estamos preparando una fiesta sorpresa. El poder estar con los peques hace que todo merezca la pena!

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!