Cómo trabajar desde casa y no volverte loca.

13

Pero tú ¿cómo  no te vuelves loca? Eso me preguntó el otro día una amiga y razón no le falta.

Y es que se refería a como puedo trabajar desde casa y a la vez vivir sin perder la cabeza.

Y sí, se hace difícil encontrar el equilibrio cuando no tienes un lugar donde marcharte, donde desconectar y donde sentirte un poco más independiente. Mi marido y mis hijos son mis compañeros 24 horas al día. Excepto cuando mi marido está fuera de casa por motivos laborales o los peques en el cole.

Creo que el secreto para trabajar desde casa y no morir en el intento está en separar, tanto física, como mentalmente. Físicamente tengo delimitada la zona de trabajo de la zona de familia. Si estoy en el trabajo desconecto de la casa. Si estoy en casa desconecto del trabajo. Nunca abandonó la zona de trabajo para por ejemplo poner una lavadora (aunque las posibilidades si no lo hago de que mis hijos vayan en pijama al colegio sean altas) o nunca abandono mi hogar para hacer algo del trabajo.

Además lo tengo estructurado también por horario. De 9 a 14 que están los peques en el cole es mi horario de trabajo. A partir de las 14 es mi horario de familia.

Mentalmente también es muy importante. Cuando estoy en horario o zona casa desconecto del trabajo hasta tal punto que puedo olvidarme tranquilamente de hacer un pedido. Cuando estoy en horario o zona trabajo desconecto de todo lo demás. Una pared y un horario son los que hacen que mantenga el equilibrio.

Así que los primeros consejos serian:

Delimitar físicamente la zona de trabajo de la de ocio.

Si puedes tener un despacho en casa perfecto. Yo ahora lo tengo en dependencias diferentes, pero en Madrid que no me era posible habilite una parte del salón a modo despacho con estanterías de Iker tipo Ivar, de tal manera que mi zona de despacho (pequeñita) no fuera agobiante, y desde el resto de salón hubiera una barrera que me impidiera lanzarme al ordenador sin el menor de los remordimientos.

trabajar desde casa sin volverse loco
Fuente de la imagen planetadeco.com

Planificar horario.

Como decía más arriba he segmentado mi horario en tiempo para los niños, tiempo para el trabajo, tiempo para mí y tiempo para la pareja.

A las 7 me levanto y me dedico a ojear redes, web, pedidos….todo lo que se pueda resolver con un iPad.

De 8 a 9 es el turno de despertar, preparar y llevar a los peques al cole.

De 9 a 10 es tiempo para mí. O bien tomo café con amigas, salgo a correr o me doy un baño relajante. Excepto días de mucho curro que está hora se suprime.

De 10:00 a 14:00 horario de trabajo.

A las 14:00 recojo a los peques y comienza el tiempo en familia.

A las 22:00 cuando se duermen comienza el tiempo en pareja, y apoltronada en el sofá viendo una serie con mi media naranja se me pasan todas las preocupaciones. Si me queda algo por hacer aprovechó horas de sueño.

Trabajar desde casa sin volverse loco
Es vital estructurar tu día par poder organizarte la mente. Hay días que voy a clase de patinaje a las 19:00 a la vez que los peques. Y eso sí que libera mi mente y me cuerpo.

A veces nos sentimos mal, porque queremos llegar a todo y no podemos, y a menudo tendemos a sacrificar nuestro ratito personal. Es un error, sé que a veces no queda más remedio. Pero salir de la burbuja que se convierte nuestra casa-oficina es vital para relajar cuerpo y mente. Quedar con amigos y tomar un café, nos abre la mente y hace que olvidemos por un momento todas nuestras preocupaciones. Salir a correr o a practicar deporte nos ayuda a quemar y expulsar todo eso que nos sobra. Y no me refiero precisamente a los kilos de más.

Ese ratito nuestro nos da ánimos para seguir con nuestras rutinas. Así que el tercer consejo sería.

Saca tiempo (aunque sea media hora) para ti.

Y por último y no menos importante, pon distancia de vez en cuando con tu casa-oficina. Pero distancia física. Salir un fin de semana o un sábado simplemente a algunos kilómetros de distancia y romper con todo disfrutando de tu familia hará que cuando vuelvas parezca que has faltado una eternidad. Tu mente te lo agradecerá y tus hijos también. De este consejo salen nuestros #PlanesAltenativos, excursiones y rutas que hacemos a no mucha distancia de casa y que esperamos toda la familia ansiosa a que lleguen.

Mi cuarto y último consejo.

Viaja, y pon distancia física.

Aunque sea sólo por un día y a un puñado de kilómetros. Olvida que la casa parece una jungla, la jungla la tendrás en tu cabeza como no desconectes de la rutina, y tus hijos vivirán nuevas experiencias.

13 Comentarios

    • Gracias por comentar Pilar. Yo al principio me volvía más loca organizando que trabajando….ahora ya le he ido cogiendo el tino. Aunque hay épocas que tengo que estar liada todo el día con el trabajo y es desquiciante!

  1. Muy buenos consejos, la pena es que no puedo aplicarlos todos. Mis hijos van al cole de 8:30 a 11:30, en ese tiempo tengo que apañarme para arreglar y limpiar la casa, trabajar y cocinar. No hay tiempo material para todo vamos! Y mi taller de costura comparte espacio con el cuarto de juegos y el cuarto de invitados, es lo que tiene vivir cinco personas y dos perros en una mini casa de tres habitaciones y 70 m2. Una patata vamos 🙁

    • Te entiendo perfectamente. Yo lo de la casa lo hago en el tiempo en familia. Lo de planchar mientras hacen deberes o tener la casa como una leonera se me da de miedo. Lo de separar los lugares es difícil, pero no ver el ordenador ayuda mucho a desconectar. Que poquitas horas van al cole, que bien (aunque para ti sea la locura)

  2. Yo por suerte tengo mi despacho, peleé mucho por él y la verdad es que me encanta 🙂 Aunque también es donde tengo la secadora, el tendedero, la plancha, el aspirador y demás trastos de limpieza porque nuestro piso es chiquitín y no da para más.

    Para el tema organización uso mucho el google calendar, ¡es una maravilla! Es cierto que también tengo post-its por todos lados y papelajos con listas porque soy algo analógica, pero la agenda ya la he dejado olvidada porque el calendar se sincroniza con el móvil y puedo tenerlo todo organizadito y con alertas 😉

    Aún así, ahora que estoy cada vez más cerca del parto creo que voy a tenerlo complicado hasta que el nene no tenga cierta edad…

    Buen post, ¡un besote!

    • Despacho con secadora el sino de la buena emprendedora. Yo Google calendar no tengo, pero me imagino que es como el del iPad y no termino de acostumbrarme. Soy de possit y escribirme cosas en la mano, que luego da asco verme. A ver que tal te apañas después del parto, pero ya veras como cuando cojas la marcha muy bien. Ya no te queda nada!

  3. Tus consejos son geniales, ojalá pudiera seguirlos…pero mi sector es jodido jajaj. La hostelería es todo el día, es complicado separar o tener horarios.

    • Creo que al final es más fácil acostumbrarse de lo que pensamos, te abandona el sentimiento de culpa y eso relaja…..y no me refiero sólo por los niños. Si no en general. Sentirte en tu sitio te hace fuerte.

  4. Pues yo con un bebé de 18 meses “tetadependiente” por la casa todo el día me hace difícil organizarme, así que de momento tengo que dejar el blog para las horas de la noche o las siestas, y ahora mismo la vida no me da para nada más…Pero todo pasa y seguro que encuentro la manera de ponerme unos horarios más “decentes”. Muy buen post!

  5. Se me hace sumamente dificil aplicar lo que dices, porque Cronopio va al cole de 8:40 a 1:20, en ese tiempo tengo qe ir al gym, balarme, limpiar casa, cocinar algo y trabajar. Y mi lugar de trabajo es precisamente la cocina pero he pensado que con el tiempo puedo acondicionar una habitacion extra que tenemos, pero necesito plata para hacer ese paso. Pero estoy de acuerdo contigo en que estructurar los horarios es basico. Gracias por compartir tu experiencia. Esta semana publicare sobre mi emprendiemiento. Saludos!!

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!