#StopNiñoFobia, tolerancia y respeto.

24

Mis hijos se portan mal. A veces sí y a veces no. Están educados, pero no dicen por favor y gracias. Les da vergüenza, y bajan la cabeza. O miran en dirección contraria a la persona que se supone que tienen que decirle hola. No me preocupa. Ya lo harán. Saben que deben hacerlo y lo harán. 

Antes no decían buenos días, hola ni adiós a los vecinos del pueblo que día tras día nos saludan del camino al parque. Ahora sí, bueno, a veces sí y a veces no. No me preocupa, yo lo hago y ellos saben que deben de hacerlo. Pero tienen 5 y 7 años. Sé que con el tiempo lo harán. 

Estamos en plena ola de stop niñofobia y padres con hijos, por supuesto educados, que nunca dan guerra. Porque sí, en este tema (como en todos) siempre  son los hijos de los demás.

Mis hijos molestan. Seguro. Aunque yo me esmere en que no lo hagan. Son niños y por tanto seres humanos.  Y como seres humanos seguro que hay otros seres humanos a los que les molestan. Hoy porque son niños, mañana quién sabe, quizás por su condición sexual, por su afinidad politica o por su pertenencia a cualquier  tribu urbana.

Yo como adulto tengo la obligación de guiarles y educarles para que aprendan unas normas de convivencia que les permita vivir en armonía con la sociedad, hoy y mañana. Debo de enseñarles a respetar a todo el mundo y sobre todo a respetarse a ellos mismos.

Ellos como niños tienen derecho a aprender esas normas de convivencia que les harán el día de mañana ser responsables.

 Tú cómo parte de la sociedad, tienes la obligación de tolerarlos y respetarlos, y el derecho a acudir a una zona libre de niños si es que te molestan y no los aguantas.

¿Entonces dónde está el problema? En que por lo que se ve cuando éramos niños no aprendimos bien que es eso del respeto y de las normas de convivencia, y ahora claro se las exigimos a los demás, pero de nuestros buenos modales ni rastro.

No es normal llevar a niños a sesiones de cine a las 10 de la noche, porque se supone que es una sesión para adultos. Pero tampoco es normal fumar en la puerta de un colegio. Es sentido común y cuestión de respeto.

Por respeto he dejado de ir a muchos sitios porque mis hijos eran todavía pequeños, se iban a aburrir e iban a dar guerra. Ahora voy a esos sitios y disfruto de comidas con mis hijos en restaurantes. Aunque no digan hola y adiós al entrar al restaurante ni le rían las gracietas al camarero, para ellos un perfecto desconocido. Pero disfrutan comiendo, se comportan y al final le rían las gracietas al camarero. Eso sí, el café lo tomamos fuera, para que no se alargue la sobremesa y se aceleren los muchachos.

Nunca me han negado la entrada a un restaurante. Es probable que alguna vez me suceda. En cambio si he sentido miradas de odio e incomprensión en algún viaje en tren en los que han alborotado. Lejos de sentirme mal he explicado a mis hijos, que ellos debían portarse bien, porque estabamos molestando. Igual que esa señora que nos estaba faltando el respeto haciéndonos sentir mal porque en un momento dado habían elevado la voz emocionados al ver algo que les parecia curioso por la ventana o cuando han acertado al veo-veo.

Mientras haya gente intransigente con los niños habrá que reivindicar el stop a la niñofobia, como padres debemos reivindicar la tolerancia y el respeto hacia nuestros hijos pero también debemos responder con tolerancia, respeto y educación al resto  del mundo. Sin prisa. Pero sin pausa.

24 Comentarios

  1. Por fin unos niños que no se portan bien siempre, como los míos, sobre todo cuando están juntos y hacen equipo, pero de ahí a no aceptar que viven y moran entre nosotros… sentido común y respeto. Ole ole.

  2. Me ha encantado tu post. Lo normal es que los niños alboroten y no se comporten como adultos. Para eso estamos los padre su los demás adultos deberíamos dar un poco de manga ancha.

  3. Últimamente no se que pasa con los niños, pero es como si no lo hubieramos sido nunca!!! La gente no tiene nada de tolerancia, es como si no supieran lo que es un niño y que un niño, educado y sin educar se tiene que mover algo.

  4. Mis hijos lo de saludar, dar las gracias, pedir las cosas por favor… lo hacen siempre, ahora hacen ruido, se mueven, hablan alto aunque les repita mil veces que bajen la voz (dicen una palabra baja y vuelven a subirla) pero eso son los niños, va en su naturaleza un niño se mueve, corre, ríe, juega.. y todos hemos sido niños, muchos han tenido niños pequeños y otros los tendrán, un poco de por favor, civismo!!!
    Muy buen post guapa!

  5. Yo ya doy por perdido lo de los odios a los niños. Me he pegado modo supremo en muchos sitios porque desde que te ven con un niño ya e buscan las cosquillas. De vrdad qeu es un tema que me pone mala

    • Entender que vivir en sociedad es sinónimo de respeto es vital para estar integrado. Los que ahora les molestan los niños no debieron aprenderlo de pequeño. Eso sí, me refiero a niños que molestan por el simple hecho de ser niños….

  6. Yo no entiendo toda este problemática. Mis hijos tienen momentos de tranquilidad y de alboroto. Si voy a un restaurante y se cansan y empiezan a jugar pues intentamos uno de los dos salir con ellos.
    Pero creo que más que no querer niños lo que se deberia pedir es que la gente fuera respetuosa. Yo he ido a restaurantes donde los que más molestaban eran adultos que hablaban y gritaban sin importar quien estaba a su lado.

  7. Yo no entiendo el afán por discrimar a los niños, generalizando de que todos molestan, que son insoportables…Son niños!! Y porque algunos padres sean unos maleducados tenemos que pagar los demás? Lo siento, no lo entiendo, hay gente que parece que nació adulta…

  8. Respeto y sentido común. Ni los niños son tan malos ni los adolescentes tan buenos.
    Que yo veo a menudo adultos tienda papeles y cáscaras de pipas al suelo, fumando en zonas infantiles (como tu has dicho) y dejando las cacas de los perros al lado del tobogán del parque.
    ¡¡¡Y son adultos, señoras y señores!!!

    • Les exigimos con el cigarro en la boca en la puerta del bar a la vez que decimos palabrotas, que se porten bien dentro que si. O molestan,,,,no. Os respetamos entre adultos pero l s exigimos respeto a ellos.

  9. Yo creo que a veces se les exige unas normas de convivencia a los niñs, que no tienen los adultos con ellos. Te encuentro mucha razón en lo que dices, yo hago igual con las mías…aunque las dejo enredar un poco a veces…pero también me gustaría que los adultos entendieran que los niños no pueden tener la misma paciencia, ni mantenerse quietos 4 horas en el mismo lugar. Equilibrio para todo…

  10. Ese punto es importante, si queremos que aprendan a convivir tenemos que hacerles parte de la sociedad en la que vivimos. Los niños les encanta aprender solo esperan quien esté dispuesto a enseñarle y compartir con ellos.

    • A cada cosa su edad. No podemos aislarlos para que no molesten. Debemos educarlos e integrarlos paulatinamente y que cada es vayan haciendo cosas acorde a su edad. Pero para eso se necesita el respaldo de la sociedad. Si antes de conocerlos ya los están marginando no avanzamos nada como sociedad.

  11. Nosotros desde siempre le hemos ido enseñando al peque que hay que respetar a los demás. Que no se debe hacer ruido a según que horas pq se molesta a los demás al igual que a él no le gusta que griten por el patio interior a según que horas.
    Nos ha pasado vivir junto a un bebe y pasar las horas llorando y llegar el pollo a quejarse. a lo que le he explicado que al igual el bebé llora por cualquier desazón él lo hacía de peque y lo entiende y lo acepta. Son niños, no tontos….solo tienen que aprender, como hemos hecho todos. Últimamente se ve que la sociedad tiene menos paciencia. pretenden que traigamos hijos a este mundo muditos y paraditos…y son niños por diós…tienen que reír, jugar, llorar, aprender, gritar…tienen que experimentar para avanzar. La parte de la sociedad que se queja ha olvidado que una vez fueron niños. Es muy triste

    • Ahora hay una especie de moda de meterse con los padres reciente y lo mal que educamos a nuestros hijos. Vuelven a hacerse vírales posts de a mí me daban con la zapatilla y mira que bien he salido. Y no, no has salido tan bien cuando te atreves a juzgar como educo a mis hijos. Pero es más fácil cargar conmigo que reconocer que vamos en general faltos de respeto y educación.

  12. Lo de los trenes y los viajes es terrible, porque no se les tolera NADA, en comparación con los adultos que hacen lo que les sale de la patata. Los que hablan a voces, los que tienen la música alta, los que no silencian el movil… pero eso sí, que a un niño no se le ocurra ponerse a jugar al veo-veo y alcen la voz!! 🙁

    • Lo de los trenes es terrible, pero los que hablan en voz alta no necesariamente tiene que ser en trenes, en el último restaurante que estuvimos los que voceaban no eran mis hijos precisamente…pero a juzgar a adultos no nos atrevemos, sin embargo a los padres de niños pequeños se les puede lapidar….

  13. A mi me duele la boca de decir que sí, los niños alborotan porque son niños, pero hay muchos más adultos maleducados e incívicos que niños alborotadores. Y sin embargo se criminializa las conductas de los niños y se disculpa a los adultos. Esta sociedad adultocentrista me enferma.

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!