¡SOY GORDA! bueno….estoy embarazada.

14

Cuando estás embarazada la gente (la mayoría) es muy cansina. Pero mucho. Te vuelves en algo así como en un lorito de repetición. El 80% de la gente con la que te cruzas tiene que opinar. Y el 20% restante suelen ser familiares tuyos o conocidos o amigos que te ven a diario, o bien pasan de decirte nada porque saben que estas hasta el moño o ya te han dicho unas 20 veces lo que opinan aunque no les hayas preguntado.

En este embarazo hasta hace un mes, la semana 24 para ser exactos no engorde nada. Pero nada. Me mantuve con el mismo peso que tenía el primer día de de embarazo. De hecho el ginecólogo en la semana 21 comentó que si no cogía peso habría que mirar más a fondo el motivo. Pues bien, ese mismos día cayó la la afirmación de rigor.

– Pues estás muy gorda para faltarte todavía la mitad del embarazo.

Ahí, sin anestesia, me quedé tan planchada que no supe ni que contestar. Bueno si, dije lo que me había dicho el ginecólogo, que no había engordado y blablabla….ahí como una tonta justificándome frente a alguien que hacía posiblemente dos años que no veía.

A partir de ese día, como una maldición, empecé a engordar.Y tengo un barrigón considerable. Pero si me comparo con gente embarazada del mismo tiempo que yo estoy normal. O eso creo. Tengo un bebé que viene grande y me faltan 10 semanas para dar a luz.

Pues bien, el mundo, la humanidad o todo el pueblo ha decidido opinar de la tripa tan gorda que tengo. Que digo yo, ¿qué esperaban de una embarazada de 7 meses? Da igual que lleves abrigo, un jersey de lana de cuello vuelto o que te pasees desnuda en el pueblo. “Buenooooo que tripa tienes”, “vaya tripón tienes”, “uy maja como has engordado en el último mes”…

Digo yo, ¿no se han planteado que ya lo sé?, ¿o que estoy embarazada? . Pues no, te dan la primicia del tamaño de tu tripón cada dos pasos. Porque en los pueblos esto es así. Todo el mundo tiene que pararte y opinar de tu tripa, llamarte gorda y luego ya preguntarte cómo estás. Pues gorda y hasta las narices ¡cómo voy a estar!

Lo que peor llevo es cuando te preguntan:

– ¿Llevas uno o dos?¿Llevas uno o dos?

Vamos a ver, ¿pero de verdad hay alguien capaz de decir eso sin ganas de fastidiar?

No os imagináis la de veces que me he mordido la lengua y me he quedado con las ganas de responder:

– “yo uno, ¿y tú?”

Lo que pasa que debo tener más educación que el que normalmente hace la pregunta y decirle eso a alguien que no está embarazad@ queda raro.

En este embarazo por lo menos luego suelen añadir:

– “Por lo menos no te has engordado de culo, es todo tripa”

Pues claro, el culo ya lo tenía gordo, que esperaban. Ellos no lo saben, pero realmente lo que hago es proporcionarme.

En los otros dos embarazos me llamaban gorda directamente.

“Qué gorda estás ” “qué gorda te has puesto”, “se te ha engordado hasta el culo”, “te ha cambiado la cara”.

Y aún ahora me dicen, “me acuerdo cuando estabas embarazada del primero, cuando te vimos (curiosamente antes de dar a luz) estabas enorme, no se me olvidara la imagen de cómo estabas”. Aquí me reservo lo que me quedo con ganas de contestar porque es de todo menos bonito. ¿De verdad es necesario decirle a un gordo que está godo?.

Joer, yo cuando veo a alguien que es guapo no le digo. “Oye que guapo eres”, “mira que estás guapo”, “eres muy guapo ¿eh?”

Pues por qué esa manía con torturar a la gente cuando se pone gorda. Sea por lo un sea, pero vamos a ver, llamar gorda a una embarazada me parece que es de tener una mala baba…

¡A ver humanidad!

Céntrense, las embarazadas gordas, no están todo el día tiradas en el sofá comiendo donuts. Probablemente se coman alguno, y se echen alguna siesta. O es probable que hagan lo imposible por no engordar y aún así su cuerpo aumente de tamaño frente a su voluntad, y les preocupe mucho la salud de su futuro bebé. Así que antes de llamarles gordas metanse la lengua por….

Pero esto no termina con el final del embarazo. El momento en el que se aproxima el parto es horrible. Todos menos tú saben cuando vas a dar a luz. Por supuesto, el “te has puesto enorme”, “tienes la cara hinchada”, “se te ha bajado la tripa”, y el “vaya tobillos llevas (aunque sea diciembre y vayas con botas)” preceden al “de esta semana no pasas”.

Y más te vale no pasar….como pases empieza la siguiente tortura, a las frases fijas “pues estás muy gorda, tienes la tripa muy baja, los tobillos hinchadaos y la cara deformada”, le precede la de “¿Pero aún no lo has echado?, “¿pero cuando lo vas a echar?, que no sabes si tienes que tirarte un pedo o ponerte de parto.

Vamos que debes de tener un aspecto que te cortan las orejas, te echan al bosque y no saben que animal eres. Gracias mundo pos su sinceridad y su poco tino por acertar cuando alguien va a dar a luz.

Estoy embarazada y he engordado mucho

Y por fin llegó el parto. Y nace tu niño. Precioso, en torno a los 4 kilos….y sales a la calle…y te dicen:

– “Que niño más bonito”, “Si ya está criado, madre mía que grande”….y por supuesto la frase termina así “no me extraña con lo gorda que estabas…..”

Y esta historia es igual pero del revés cuando apenas engordas en el embarazo y estás muy delgada. Lo que pasa que en vez de ensañarse contigo se ensañan con “pero que va a salir de ahí si no tienes tripa ni nada”. Y te dan donde te duele, porque ponen en duda la Salud de tu futuro bebé. Que seguro que nace sano, y por qué no entorno a los 4 kg también. Pero a ti ya te han amargado el embarazo.

Si algo no haré en esta vida es opinar sobre el aspecto físico de una embarazada. Por sentido común y por…..¡humanidad!

14 Comentarios

  1. Si es que ya solamente por educación por favor!!! Supongo que en tu caso, que están en un pueblo quizás se acentúe por aquello de que el entorno es más reducido y hay “más confianza” pero… ¿ en serio hace falta??? A mí es que esos comentarios me ponen del revés de verdad.
    Mucho ánimo en esta recta final. Por lo menos sabes que lo tuyo se pasa, lo suyo… bueno 😛

  2. ¡Jajaja! Como gorda que ha pasado por 2 embarazos, sin engordar en el segundo y adelgazando mucho en el primero, me han llegado a decir todo esto, pese a que no cogía peso. La mejor, una dependienta de un bazar chino, que a las 24 semanas de embarazo ya me veía como para parir en ese mismo instante y a gemelos. ¡Y hasta la 42 llegué!

    • A mi me dicen, pero aún te quedan 10 semanas? Madre mía. Y mira que tengo desparpajo y es con el tercero que me pasa, pero me dejan bloqueada y no sé por donde salir. La verdad que me duele. Estoy por llevarme donuts en el bolso, y cada vez que me llamen gorda meterme uno entero a la boca y asentir….

  3. Mira que hace años de mi último embarazo pero me he sentido totalmente identificada con tu post, Mis hijos pesaron al nacer también entre 4 y 4’200 y en cada embarazo ganaba más de 20 kg…Claro que estaba gorda y tenía una buena tripa pero no hace falta oirlo a cada momento, como si llevas dos, o ya te toca y luego con el pequeño también a él -Uy pero que niño más gordo…Lo cierto es que cansa bastante pero la gente es así en todas partes!!

    • Los míos pesaron 4200 y 4400 y les llamaron hasta ternascos, lo peor es cuando los comentarios vienen de madres de bebés que son más menudos que los tuyos. Parece que hayas hecho algo mal….en fin….aguantarse y pasar….

  4. Buah que cansina y aburrida es la gente. Te entiendo perfectamente pille 18 kg en el primer embarazo y la gente me decia de todo. En el segundo solo 9 kg pero me cogió mucho más gorda de lo habitual. Bueno pues imaginate. Que te voy a contar que no sepas?aun recuerdo una madre del cole de mi hijo con menos de 1 mes de dar a luz me suelta ay se te ha quedado mucha barriga. Perdona…. jajaj no sé como no solté más borderias ahora mis miradas eran de todo menos cariñosas. Disfruta de tu tripa y un abrazo apretado

    • A mi en el primero y en el segundo me paso como a ti, 20 y 9….y me llamaban gorda indiscriminadamente. Ahora le toca el turno a mi barriga. Si fuera primeriza me costaría llorar, créeme, pero ahora ya sólo me ponen de mala leche

  5. […] – Sigo engordando, me siguen llamando barrigona y sigo sin decidirme qué silla a contra marcha comprar y qué método de porteo utilizar. No tengo bolsa del hospital ni habitación para el bebé. Eso sí, tengo bolsones a de ropa heredará de sus hermanos. Mucha. – Llevo fatal lo de no comer jamón. Por eso como. Mi hija que es como la voz de la conciencia me recuerda que no tengo que comer. Así que me como la chicha y me dejo lo blanco. Sé que no sirve para nada este truco pero yo me quedo tranquila y la niña también. La verdad que no abuso, pero si me tengo que dar un homenaje me lo doy. En el primer embarazo veía jamón y me daba hasta saco de lo concienciada que estaba. La evolución de perderle el miedo al jamón a lo largo de los tres embarazos es brutal. Si tuviera un cuarto bebé, algo que no me planteo, lo llamaría Jamón. […]

  6. ay hija, yo creo que gordas, delgadas o lo que sea a todas nos han dado la barrila en los embarazos. En el primero porque no me salió tripa hasta casi los 6 meses, pero luego fue una barbaridad. Y en el segundo porque ya con 3 meses se me notaba. Y de la misma gente!! al menos podían ser coherentes con sus idioteces jajaj. Mucho ánimo preciosa y ponte unos cascos, así no escuchas bobadas.

  7. Jajajajaja.. ¡¡ay, qué afán tiene la gente por meterse donde nadie les ha llamado!! pero mira.. el lado bueno es que te salen unos posts ¡muy salados!

    Nada, ni caso, “al prao” con tanto opinador de rebajas que va regalando sus sentencias.. a mi me flipaba mucho lo de “tienes la tripa caída” ¿? ¿cómo demonios lo sabían si mis hijos nacieron en marzo y yo soy más friolera que un pingüino? ¡alucinante los poderes adivinatorios de los perfectos desconocidos!

    Bss y paciencia!! (por ahí cerquita hasta te las puedes comer las paciencias.. jejejeje)

  8. Es que a la gente le gusta mucho hablar de la gordura de los demas!
    Mismas frases que oi yo…y con mi hija de unos..18 meses…alguien me pregunto si queria que me cediera la silla por el embarazo. Grrr escribi hasta un post para desahogarme!

  9. Jamás entenderé estas cosas, de verdad. Me parecen una enorme falta de respeto y de educación. Pero sí, en los pueblos es más así. Mira que mi pueblo es grande, pero los opinólogos salen por todos lados.

  10. Siendo tu tercer embarazo la tripa será de eso… de tercer embarazo, ni más ni menos. La gente es que es muy cansina y siempre tiene que opinar de todo y para mal. Así que sólo habrán encontrado por ese lado para meterse contigo. Tranquila, que lo mejor es hacer oídos sordos y seguir disfrutando de tu barriga.

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!