Hasta el moño del “si te pegan defiéndete”. ¿Dónde se compra la autoestima?

18

No sé vosotros, pero yo estoy harta de la fracesita “si te pegan, pega tú también” sí, tengo claro que muchos de vuestros hijos tienen que hacerlo porque si no se los comen vivos y todas esas cosas, y que consideráis que es la mejor opción. Pero para mí no lo es. No me gusta. No me gusta por tantos motivos como hijos tengo. Concretamente dos.

Si a mí hijo mayor le digo, si te pegan defiéndete, existe la posibilidad de que la prepare, y muy grande. Siempre ha sido impulsivo, nervioso, fuerte….y hemos tenido que trabajar mucho con él para que aprenda a estar tranquilo, a no molestar, a controlar sus nervios…además es juez. Juez del patio del colegio. Siempre procura defender a quien él cree que lo merece, así que si a este cóctel lo aderezamos con el “si te pegan defiéndete” se le puede ir de las manos.

En cambio la pequeña es como un oso amoroso que va por el mundo derrochando amor. También es la pequeñita de la clase, y no sé si es por eso o por qué, todavía no tiene mucha picardía. El caso es que algunas veces recibe. Sí yo a mí peque le digo, si te pegan defiéndete, colapsa. Y colapsa porque creo que le generaría mucha ansiedad ir al cole pensando que si le pegan tiene que defenderse y meterse en una pelea. Bastante tendría con que le peguen, como para que encima se tenga que meter en una pelea que probablemente va a perder….


Supongo que lo que le pasa a mi hija es lo que le pasa a niños pacíficos y tranquilos, que de repente, un día, de manera desproporcionada y sin sentido se lian a golpes con un compañero. Creo que es tal la ansiedad que les genera el si te pegan defiéndete, que luego cuando les pasa algo, toda esa tensión que llevan acumulada esperando el momento de repartir estopa, la descargan generalmente con el niño que menos culpa tiene. Ya que sacudir al matón, les podría generar una taquicardia a las criaturas.

¿Y qué pueden hacer? Sinceramente no lo sé. Se me escapa. Se me escapa como se les puede ayudar a gestionar estas situaciones. Y no es lo malo sólo cuando les pegan. A veces nos escandalizamos con los que pegan. Normal, a nadie les gusta que peguen a sus hijos. Y me consta que hay niños a los que pegan verdaderas palizas, que les traumatizan para toda la vida y les hace llegar al hospital. Pero a veces olvidamos el machaque psicológico, que aunque no mande al hospital manda a niños directamente al otro mundo. Ya que es tal la presión que soportan que deciden quitarse la vida. Cosas tan serias y dolorosas que a veces somos incapaces de controlar.

El si te pegan defiéndete….¿sirve luego  con el “si te insultan insúltales”?¿y si algunos niños les marginan, se van corriendo, se esconden o incluso les escupen? ¿Qué hacemos? ¿Decirles que lo hagan ellos también?¿en serio? ¿Eso les va a servir para algo?. Creo que es vital trabajar desde pequeñitos el autoestima, el hacerse fuertes, el quererse a sí mismos, el saber utilizar la palabra, saber pedir ayuda, e incluso auxilio. A veces tienen que pedir hasta auxilio.


Y nosotros como padres tenderles la mano, y esa ayuda que como adultos podemos brindarles. Mover nuestras cartas, hablar con profesores, con padres, con nuestros hijos, y sí, con los hijos que maltratan a nuestros hijos, si sus padres no están dispuestos a colaborar.

Sin ir más lejos este fin de semana a mi hija ha tenido un incidente con unos compañeros.

Cuando ocurrió  le defendí, y en casa me he limitado a decirle que ella no ha hecho nada malo. Ella es mágica y es especial. Y que aún así puede no gustarle a todo el mundo. Pero que eso no le da derecho a nadie a tratarle mal. Los que lo han hecho mal y deben de sentirse mal son los niños que se lo han hecho, no ella.

En el mundo hay mucha gente mágica y especial que brillan igual que ella, y el día que los encuentre serán las mejores amigas. También le he dicho que seguramente estos niños pueden ser sus mejores amigos, pero que todos nos equivocamos y cometemos errores. Que recapacitaran y todo cambiará.

Ha funcionado, está feliz de nuevo, sólo tiene 5 años y es fácil animarla. Le voy a ayudar y brindar todas las herramientas necesarias para que no le afecte. ¿Cómo? No lo sé. Pero haciendo que mi hija tome la misma actitud desde luego que no.

18 Comentarios

  1. Yo también estoy en contra del si te pegan, pégales tú, aunque a veces por la rabia de que hayan pegado a mis peques y no se hayan defendido me ha hervido la sangre pero yo sigo con Hay que hablar .. es complicado si no todos los padres toman la misma actitud y, evidentemente no lo hacen,claro, allá cada uno… Ánimos con tu peque!! Un abrazo fortísimo para las dos!

    • Es muy complicado, a veces tu misma piensas pero dale un manotazo y que espabile! Pero es un parche, el día de mañana no les sirve de nada. Bueno ni en el día a día. El que es pegoncete de pequeño es pegoncete aunque se defiendan….los pegoncete son guerreros. El problema viene cuando ya no son niños pequeños, sino que van siendo mayores y no les pegan físicamente, sino psicológicamente. Ya no les vale el si te pegan pega. ¿Que se hace en esos casos? Creo que desde pequeñitos aprender a quererse y valorarse es vital para el día de mañana

  2. Pues mira, yo defiendo el “si te pegan, pega tu” y te digo por qué.
    A mis hijos (sobre todo al mayor) le pasa lo que a tu pequeña, y él jamás pega, no entiende que haya que pegar y él siempre prefiere hablar e intentar razonar cosa que me enorgullece, pero también quiero que él sepa que si se defiende yo le apoyaré.

    Es muy delicado porque también entiendo que le estoy cargando de presión y es innecesario, de hecho últimamente ni se lo digo porque veo que le pesa mucho pero también quiero que sepa que no se puede dejar pegar por miedo a que las profes le castiguen, o por que yo me enfade. Y eso tampoco lo puedo admitir.

    Reconozco que este tema me desborda a mi también y no tengo la solución porque el “defiendete” ha funcionado a medias, me falta solucionar la otra mitad… no sé si me explico.

    • Jajjaja… a mi me va a matar mi vecina, pero en esto estoy con Mamapuede. Yo harta de ver como al mío le daban por todos lados, ahora le digo eso de que si le dan se defienda.Y no he notado que ahora sea pegón, la verdad es que no lo es, pero si alguien se le acerca con mala intención, suelta manotazo en la mano. Aquí no se por qué pero eso de decirles que “me haces daño no me pegues”, no funciona. Será que somos demasiado de “pinares” (o lo que viene a ser lo mismo: brutotes).
      PD: No me odies vecina.

      • Creo que el me haces daño no pegues no sirve en ningún lado. Pero si, los de pinares soy muy bruticos. El no me pegues no sirve, y el pegar creo que tampoco. Me parece a mí que te llevas la que te han dado y la que te guardan para luego por haber pegado. Y te lo digo por experiencia que con el mío me pasa. El otro día un crío le calzo un bofetón sin venir a cuento por no sé que de la piscina en verano. Si, si en verano….al mío se le quedó una cara de lelo que no podía con ella. Sé que no ha acabado aquí y que se la devolverá el mío (o igual no). Pero no me refiero a estos casos, si no cuando ya son cosas serias en plan acoso escolar, collejas, golpes, empujones….

    • Al final me das la razón, les carga de presión y aún les angustia más. A mí. O me gusta a mis hijos ver pegar. Y ojo, no hablo de niños pequeños de manotazos. Si no de cosas más serias, ya más mayorcicos, como patadas a mala leche, collejas, empujones en escaleras….creo que volverse y pegar al que se lo ha hecho sólo les sirve para que encima se crean con motivo para seguir pegando( los matones). ¿Cómo actuar entonces? No lo sé, no tengo ni idea….eso me gustaría saber a mí….

      • Yo hablo de niños pequeños, de hecho una de las entradas más leídas del blog es una con este título escrita hace casi 3 años. Y no digo que sea una solución, de hecho al ser un tema delicado a cada niño se lo tienes que explicar según su manera de actuar. En mi caso, el mayor no se defiende porque el sigue insistiendo en lo de hablar pero si le ha servido para saber que si un día se ha defendido yo no le voy a castigar por eso.
        El lo tiene muy claro y lo diferencia, aunque también te reconozco que le pesa un poco.
        Hay veces que dejar las cosas claras desde el principio ayuda.

        • Qué difícil verdad? No conozco tu entrada, voy a buscarla. Mi peque tiene claro lo de de que no se pega y también diferencia lo que es defenderse de agredir. Pero le cuesta un horror. No sé cuál es la herramienta mágica para evitar estas situaciones y que ellos sepan reacccionar y que no les afecte el autoestima, porque devuelvan el bofetón o no, es evidente que les afecta. Y no tengo ni idea de cómo se soluciona

    • ¡Acabo de descubrir tu blog y me quedo por aquí! Mi hijo es pequeño aún, va a cumplir 3 años, y este tema me preocupa porque aunque es muy inquieto y bruto, es muy inocente, y en la guarde “se deja hacer”: se deja pegar, deja que le quiten las cosas… ¡y me mata imaginarle parado sin saber cómo reaccionar!
      Yo estoy con mamapuede: si te pegan, te defiendes. No es la solución, pero tampoco veo que la solución sea decir “¡NO!” (aunque le estamos enseñando a decirlo cuando algún niño más mayor se intenta pasar en el parque). De momento siempre estamos o con él o vigilando la situación, pero algún día él tendrá que defenderse solo. Yo lo pasé muy mal de pequeña con este tema, me daba mucho miedo defenderme y me daba vergüenza gritarles que me dejaran en paz porque se reían, y yo era siempre la agredida, y ojalá hubiera tenido huevos de defenderme y devolver alguno de los golpes.
      Me niego a que mis hijos pasen por eso si lo puedo evitar 🙁

      • Es complicado, muy complicado. Supongo que esta edad es muy difícil ser padres, ya que nos acordamos de cuando éramos pequeños, y es imposible ser objetivos. A mí en la vida me han puesto la mano encima. No sé que se siente. Pero si he sentido desprecio y humillación y tiemblo de pensar que mis hijos puedan tener esos sentimientos. Sé que el pegar tampoco les aporta nada, de hecho pueden acabar convirtiéndose en culpables. Hay niños muy espabilados que disimuladamente y sin que nadie se entere machaca constantemente a otros. Estos otros cuando reaccionan resulta que son los malos….en fin que es complicadisimo. Yo aquí ando…no sé si has leído mi post de hoy…intentando que mi hija aprenda a defenderse, pero ya no de la violencia física…sino de la psicológica…estos temas me superan. Y no tengo la receta mágica. Ojalá alguien la descubramos alguna vez y creemos un post viral. Gracias por tu visita, me voy a visitarte

        • Sí, te he leído, ha sido así como he llegado hasta aquí, y me ha dado una ternura mezclada con los pelos de punta e impotencia A veces pienso que no voy a permitir que mis hijos hagan daño a nadie, y luego veo padres ciegos y subnormales, que ven lo que quieren. El sábado en el parque porque estaba mi marido, pero dos niños de 4-5 años intentando echar al mío del columpio, escupiéndole e insultando a mi marido, y los padres 3 metros más allá con el móvil uno, y hablando felices los otros. Ahora lo que le decimos es que se defienda él, que les responda, y estando nosotros se atreve, pero a ver el año que viene en un cole nuevo.
          Tu niña tiene una dulzura y una inocencia que ojalá nunca pierda, hace falta gente así, pero que sepa defenderse de la forma que ella se sienta más cómoda es primordial, por desgracia 🙁

  3. Que duro cuando tu hija esté ne una sitaución así 🙁 Hace poco a mi hija le pegó un niño en el parque y ella hizo lo que le hemos dicho siempre, le dijo que parara, que no le gustaba, que le ahcía daño y vino a buscarnos. Cuando le dije yo -toda enfadada en ese momento viendo al otro niño que era un retaco matón con una madre que me daban ganas a mi de darle dos ostias- si te pega, pégale tu, que de un empujón lo tiras al suelo. Ella me dijo “mamá, pero es que eso le hará daño y yo no quiero hacerle daño a nadie” No voy a ser yo la que rompa su magia, su pureza y su bondad 🙁 Y es cierto, con el tiempo sabrá alejarse de ese tipo de personajes y se juntará con otras niñas o niños que sean como ella, y si ella cree que la violencia no es la solución, tiene toda la razón…

    • Claro es que cada niño es como es, al mío mayor le digo eso y sale que pierde el culo a cascarle al crío en cuestión, y tampoco creo que gane nada mi hijo con esa actitud. En cambio a la peque le creo un trauma. ¡No sé pega! Lo tiene clarísimo. Me desconcierta porque no sé cuál es la solución, no tengo ni idea….y en estos casos no me vale el prueba y error….

  4. Yo tampoco soy partidaría del si te pegan… pega. Y eso que con mi mayor hemos pasado lo nuestro! (Hace unas semanas lo contaba en el blog)
    Desconozco la fórmula mágica… pero no creo que pase por incitar a la violencia.
    Es mi modo de verlo.
    Un abrazo!

    • Si pegar está mal y cuándo les pegan les decimos que peguen yo creo que creamos un conflicto aún mayor. Los niños pequeñitos que pegan, según crecen cambian porque precisamente aprenden a razonar y a utilizar la palabra. Los que no cambian es por problemas más graves en su entorno….o al menos eso pienso yo. Los mayores que abusan, pegarles aún es menos solución. Se arriesgan los agredidos a recibir aún más….en fin que es difícil. Muchas gracias por comentar

  5. uhmmm…es que esto es un lío!! yo siempre he sido de hablar las cosas, y a mi príncipe le han dado por todos lados, y muchos de ellos hasta los justificaban, es que claro es más pequeño que tú, si, pero si nadie le decía nada al crío y encima lo justificaban cada vez se crecía más, conclusión, mi hijo siempre pegado y que no se le ocurriera defenderse…. Así que me harte y siempre que se iba a ver con ese niño le decía que se defendiera. Aún así, mi hijo no es de pegar. Ahora sólo intento explicarle que si le pegan tiene que decir NO, tiene que aprender esa palabra y decir qu eno le gusta cuando le hagan algo que no le gusta o no desea hacer. Así que estoy contigo por un lado y por otro no…Es que esto es muy complicado!!jjejeje

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!