¿Qué echo de menos de Madrid? Mi vida en el pueblo.

20

Ha pasado ya tiempo, mucho tiempo, desde que llegamos al pueblo. Ya van a cumplirse tres años de vida rural. Llegamos cuando los peques tenían dos y cuatro años. Y ahora ya tienen cinco y siete, han pasado de ser unos canijos a ser pequeñas personitas. Nosotros también hemos crecido mucho, hemos evolucionado, somos una versión 2.0 de lo que fuimos. El haber cambiado tanto nuestra manera de vida nos ha permitido ver desde la distancia nuestra vida anterior y conocernos mejor a nosotros mismos. Es lo que tienen los cambios….


Y hoy recapacito y pienso qué echo de menos de Madrid, qué echo en falta de la ciudad más grande de España ahora que vivo en un pueblo en una de las provincias con menos habitantes de España.

Y a voz de pronto es nada. De verdad que nada…me tengo que esforzar mucho, pero que mucho, para saber qué cosas ( y sí, digo cosas) echo de menos….

Y al final tras mucho esfuerzo he conseguido hacer esta lista.

– La simpatía de los madrileños. Los madrileños tienen algo que hace que los quieras. Aunque los sorianos también….
– El estar rodeada de gente y poder sentirme sola. Cuando estaba en Madrid esto lo odiaba (sí, a pesar de la simpatía de los madrileños) pero ahora en el pueblo me gustaría poder ser anónima de vez en cuando.
– Poder pedir una pizza cualquier momento del día. Así de simple soy, que le vamos hacer.
– Las tiendas de chinos que te resuelven las manualidades del colegio.
– Las tostadas de pan con tomate que te dan en cualquier bar para desayunar.
– Los desayunos del Vips.
– Poder ir a especialistas médico (que no atención primaria) sin tener que hacer 180 km entre la ida y la vuelta.
– A algunos amigos del cole de mi hijo. A mis amistades no, ya que las importantes las sigo manteniendo.
– Poder comprar zapatos en cualquier momento sin tener que pedirlos por Internet, esto es, que te los puedes probar antes de comprarlos.
– Primark, obvio ¿no?

Y ya…creo que nada más…¿os sorprende? Sé que hay gente que se volvería loca viviendo en un pueblo como el mío. Y en cambio yo me volvía loca viviendo en Madrid. Nos hemos desprendido de muchísimas cosas materiales y tenemos una vida muchísimo más plena que antes.


Y si os fijáis las cosas que puedo echar de menos son prácticamente materiales….y no es que nos hayamos vuelto unos ermitaños. Muchos fines de semana salimos, disfrutamos del anonimato y vamos de tiendas….ya sabéis las carreteras que se utilizan para venir al pueblo nos sirven para ir a la ciudad 😉

20 Comentarios

  1. Yo soy de las que creo que sería incapaz de vivir en un pueblo.
    En mi caso vivo en Barcelona que es una ciudad grande pero no tanto como Madrid y depende del barrio en qué vivas tienes sensación de pequeño barrio porque conoces a los vecinos, a la gente de las tiendas, etc…
    Pero reconozco que los urbanitas a veces pecamos de pensar que no podríamos vivir sin según qué cosas y en realidad nos iría bien desprendernos de unas cuantas.

    • Supongo que si en tu barrio tienes tu familia también tengas esa sensación de estar acompañada. Yo me fui porque es lo que quería, pero pensaba que si que habría muchas más cosas que echaría de menos, y me ha sorprendido gratamente que no sea así

  2. Hola guap@s!!

    Como ya había comentado antes en otro comentario, soy de pueblo de toda la vida y por razones personales vine a vivir a Barcelona. Antes veía como un problema el que todo el pueblo te conozca y no poder pasar desapercibido. Ahora mirándolo con perspectiva echo de menos el cruzarte con tus vecinos (es decir, todo el pueblo!) y recibir un buenos días, un adiós, saber que si tienes un problema o te ves en un apuro van a correr a ayudarte desinteresadamente… y para evadirte, ir de compras… siempre quedan las ciudades, que no se las llevan 🙂

  3. Yo no echo absolutamente nada de menos ni Barcelona ni Terrassa. Sí, allí está parte de mi gente pero cuando voy, me agobio… Coches, mucha gente, ruido, uffff…

    Ni siquiera añoro las tiendas… Si quiero algo y aquí no hay, tiro de internet…

    Mira si lo echo poco de menos que en verano huyo dos meses al piso de la montaña en pleo Pirineo vírgen…

    Besotes

  4. Te entiendo aunque a mí me agobia muchas veces Madrid y eso que soy madrileña. Todo tiene un precio y seguro que habrás ganado calidad de vida y tranquilidad 😉

  5. Fíjate que adorando las pizzas en casa y los VIPS jajajajaja.. lo que más me preocupa es lo que has dicho de ir a un especialista.
    Yo creo que a nosotros eso nos ata a Madrid y eso que viviendo en Madrid también vivimos en un pueblo.. jejejeje.. somos unos listillos pero encantadores como tu bien dices (que somos madrileños.. XD)

  6. Esto demuestra la capacidad de adaptación del ser humano!
    Yo creo que podría adaptarme a vivir en un pueblo, pues me encantan la paz y la calma. Lo único que me frena es el tema de los médicos y el de las salidas laborales. No siempre es fácil encontrar trabajo en un pequeño pueblo o en sus cercanías.
    Un abrazo

  7. Pues yo también vivo en un pueblo y no lo cambio por nada, calidad de vida a tope y si quiero asfalto, me voy a buscarlo. Eso sí, pueblo con mar… sin el mar cerca, sería más duro para mí! Un abrazo y a seguir disfrutando de la vida de pueblo!

  8. A mi la verdad es que Madrid de da vértigo. Cuando llego me siento como un poco de pueblo allí.
    Es normal que eches cosas de menos, el cambio es súper brusco.
    A mi marido le encantaría vivir en un nuble, siempre me lo dice. Dice que le gusta la sensación de fraternidad que hay entre la gente, el conocerse todos. Y mira tu por donde, … tu comentas que muchas veces preferirías el anonimato. Yo creo que también pensaría como tú.

  9. Me encantaría cambiar mi vida en la ciudad por una rural. Peeeero soy una adicta al dicho y hecho. Y ahora que he descubierto el Prime Now de Amazon, mucho más jajja. Eso sí que lo llevaría mal.

  10. Ay, y Tiger, yo echaría de menos Tiger xD Aunque al final correos llega a todo el mundo y hoy en día se puede pedir casi todo por internet 🙂

  11. Yo, como se suele decir, me gusta la tranquilidad del pueblo para unos días, pero creo que no podría vivir en uno. Vivo en un barrio donde en 500m tengo de todo, incluídos bancos, correos, centro de salud y oficinas de gestión tributaria, y a mi eso como que me da mucha tranquilidad. Llámame vaga jajaja. Aunque quien sabe si la vida me pusiera en esa tesitura, lo mismo descubro que mi vida ideal no era la que pensaba.

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!