Por qué todos los niños deberían pasar (al menos) el verano en un pueblo.

4

Mis hijos son unos afortunados. Lo digo yo que soy su madre. También lo digo yo que junto a mí familia dejé la ciudad y nos vinimos a vivir un pueblo. Pese a lo que vaticinaron muchos pseudoexpertos mis hijos no están traumatizados, siguen teniendo un buen colegio (sí, público) y ahora, a diferencia de antes, pasan muchas horas en la calle. Y cuando digo muchas son muchísimas.

  
Aquí en el pueblo durante el mes de junio la jornada escolar se ve aún más reducida. Salen a la una y los que no se quedan al comedor se quedan hasta las dos en el parque que hay en la puerta del cole. A esas horas es un hervidero de niños jugando. Columpios, balón, coger bichos, la fuente….Por las tardes, de nuevo, la calle es su hogar. A las nueve cuando suben a casa están derrotados. No tienen ganas ni de ver la tele.

Los niños necesitan estar en la calle. Jugar al aire libre es vital para ellos. Los que tenemos la suerte de vivir aquí, o los que pueden venir de veraneo viven experiencias únicas, que no se pueden pagar con dinero.

¿Y en que beneficia esto a los niños?

  • Ayuda a mejorar habilidades sociales. Al aire libre los niños aprenden a relacionarse con amigos y compañeros de diferentes edades y caracteres. Dialogar, mediar, ceder, imponerse…son habilidades sociales que desarrollan cuando juegan en grupos. Mejora su autoestima.
  • MEJORA condición física. Tardes de carreras, juegos, partidos de fútbol o búsquedas de aventuras ayudan a mantenerse en forma.

  

  • Pasar tiempo al aire libre aire fortalece el sistema inmunológico y a través de los rayos del sol mejoramos niveles de vitamina D.
  • Fomenta la imaginación. Quien tenga pueblo sabrá la de aventuras que se pueden vivir en cabañas hechas con palos o las historias y leyendas que se cuentan de algunos vecinos volviendo más intrepidante el verano. Crear tu propia caña de pescar, aprovechar una lata como balón o la búsqueda incesante de gatos callejeros pueden ocupar las tardes.
  • Hay estudios que demuestran que jugar al aire libre MEJORA la visión.
  • Ayuda a descansar. Nada como un día de juegos callejeros para descansar por la noche.

Además todos los que hayáis tenido pueblo, o un lugar de veraneo al aire libre rodeado de niños, sabréis que el aprendizaje y experiencias que se viven serán muy intensas y marcarán los recuerdos de la infancia. Nuestro primer mejor amigo, nuestro primer amor, y muchas de nuestras primeras experiencias tuvieron lugar en esos veranos intensos e inolvidables de Pueblo. 

  
¿Tenéis pensado pasaros en verano por algún pueblo?

4 Comentarios

  1. Nosotros llevamos 9 meses viviendo en un pueblo de menos de 100 habitantes y con 6 niños en el cole. Una maravilla, una mejora en la calidad de vida de toda la familia y para ellos una autonomía y una libertad que en pueblos como en el que vivíamos antes era imposible de obtener.
    Cambiamos un pueblo costero de veraneo por un pueblecito de montaña y aunque hay que pelear por cada servicio el cambio ha sido una de las mejores cosas que he hecho por mi familia.

  2. Nosotros todos los veranos vamos al pueblo. Aunque de todas formas vivimos en una ciudad pequeña, y en un barrio con muchas zonas verdes y para que jueguen los niños.
    Pero las experiencias de pueblo son lo mejor!!

  3. Nuestra idea es pasar el verano en el camping, que al fin y al cabo yo lo acabo definiendo como un pueblo. La zona en la que vivimos es también pequeñita y la considero pueblo igual, así que casi casi creo que los tips que has puesto los cumplimos, jejejee.
    Un abrazo!

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!