Niños timidos y que no quieren relacionarse.

13

Me gustaría ser gurú de algo y tener la razón absoluta de todo y poder poner ahora un listado con los principales rasgos de  los niños tímidos y solucionarlo.Por qué son así, y lo que es más importante, la solución. 

Pero no, no lo voy a hacer, primero porque no es mi estilo, me lo llevo todo a lo personal, y en este caso no podía ser de otra manera y segundo porque ser tímido es un rasgo de la personalidad totalmente respetable (como todos) así que no entiendo por qué hay que solucionar algo que no es un defecto.

Así que me voy a limitar a contar aquí mi experiencia, y la conclusión, que como no podía ser otra manera, y me demuestran mis hijos según van creciendo, es que cada niño es como es y punto pelota. Lo mejor es aceptar la personalidad de nuestros hijos, como no podía ser de otra forma y respetar el carácter del niño. Podrás hacer cosas para ayudarle a superar su timidez, pero no forzarlo y mucho menos juzgarlo, o juzgarte como padre porque algo estás haciendo mal.

niños timidos
Pero vamos por partes. Tengo dos hijos. Una muy sociable desde pequeña y el otro más reservado, desconfiado y selectivo con el resto del mundo que pululaba a su alrededor. 

Ya podía ser un micky mouse de 2 metros intentando meterle un globo por los ojos en el Retiro o una niña de carita angelical lanzándole besos desde el mismo momento que entraba por la puerta. De primeras no le gustaban ninguno de los dos. De segundas el Mickey se iba pegando zancadas evitando la estampa de mi hijo agarrado al cuellos de su padre o madre y con cara de pocos amigos como si el mismísimo diablo le hubiera venido a visitar.

Y no, no era de miedo, era de “dile a este gilip… perdón, señor que se quite él y su disfraz estrafalario de mi cara. Con la niña de carita angelical (o cualquier persona/niño normal que se le acercara) podía ocurrir dos cosas, que le cayera en gracia después de mirarla y analizarla durante un buen rato y se dejara llevar, siempre manteniendo una cierta distancia, o que directamente pasará de la niña angelical (dicese de cualquier persona normal) y se dedicará a jugar con sus padres, o sea yo y mi marido. Esto pasaba el 90% de las veces. Como decía un buen amigo nuestro, “las horas que me está costando a mí ganarme a este chico”.

Ir a eventos con más gente era misión imposible. Agobiado es poco, eso de las fiestas de carnaval, parques de bolas y demás eventos multitudinarios fuera de su ambiente, esto es, sin sus compañeros de la guardería eran una verdadera tortura para él. Y para sus sufridos padres que no entendían por qué su churumbel querido, cuidado y criado entre algodones, con unos padres amables y sonrientes, deseando socializar con el resto de padres del planeta tenían un hijo tan ¿tímido?. 

Niños introvertidos
¿Y por qué cuento esto? Porque tengo una amiga que está pasando esto mismo con su hijo. No quiere saber nada de nadie. Excepto casos puntuales en los que si se deja querer por otros niños. Por adultos ni hablar. Y su madre está algo agobiada y la entiendo. A veces me pregunta si mi hijo era así (sabe que sí, pero necesita oírlo) si hacía esto (también sabe que sí) o si hacía aquello (por supuesto también lo hacía y por eso lo pregunta) y yo me harto de decirle que es todo normal y que no están haciendo nada mal.

Su hijo es un niño  sano, perfectamente normal, que se desarrolla con normalidad, cariñoso y cotorrillo en casa, que quiere y juega con quien el quiere y decide. Vamos, como hacemos los adultos.

Yo cuando voy a un bar no tengo que beberme una cerveza con todos los de la barra. Primero porque no me gusta la cerveza, y segundo porque me apetece cero, que no los conozco de nada. Pues los niños (algunos niños) igual. Si no quieren jugar con niños que no conocen ¿qué problema hay?. Si no les gusta la multitud ¿qué problema hay? Si no les gusta disfrazarse ¿qué pasa? No pasa nada.

Tan normal es el que se disfraza como el que no. Tan normal es el que habla hasta con el primero que se cruza por la calle como el que no. Y te lo digo yo, que tengo un hijo de cada. Educados de la misma manera y por los mismos padres. Tenemos que entender que cada niño tiene una personalidad. Desde pequeñitos. Y respetarles me parece fundamental para su correcto desarrollo.

No se trata de aislarlos para que no se sientan mal rodeados de desconocidos, pero si de que sientan un respaldo y comprensión por parte de sus padres y no se sientan unos bichos raros. Porque no lo son. Aunque algunos conocidos se empeñen en hacérnoslo creer porque nuestros hijos no les lanzan besos desde la sillita ni les dicen adiós cada vez que se despiden.

Quizás no puedas ir a muchos sitios que te gustaría porque el peque no lo va a pasar bien, pero sí a otros muchos. Sitios en los que se va a sentir a gusto si previamente le describes la situación.

Nosotros hemos sacrificado quedadas con amigos porque hemos pensado que no iba a estar a gusto nuestro hijo y hemos acudido a otras que sabíamos que le iban a venir bien para relacionarse.

Hoy mi hijo tiene 7 años. Es un niño NORMAL, con muchos amigos, que le gusta disfrazarse (o se resigna a disfrazarse) y disfruta del tumulto con moderación (mucha moderación). Cuándo salimos de vacaciones nunca hace por tener amigos nuevos, pero no los necesita. Como él dice….ya tengo a los de clase. ¿Y cuantos adultos son así?

Lo mejor es respetarles y dejarles madurar sin que se sientan incomprendidos. Y nosotros aceptarlos como son, para poder disfrutar de ellos y con ellos plenamente.
Imagen destacada de este post autor  Frato (1974)

13 Comentarios

  1. La verdad es que muy poca gente respeta éso. Mi peque es dual… hay gente con la que de primeras se siente a gusto y gente que conoce de sobra pero no puede mirar a la cara y se esconde. Yo también soy tímida y la entiendo, pero por ejemplo mi madre se hecha las manos a la cabeza como si éso fuese una ecatombe que hay que solucionar por cualquier medio.

    • El mío es que solo quería estar con nosotros, el resto del mundo le sobraba. Luego en la guarde bien, pero de los que no conocía pasaba y tampoco hacía por conocerlos ni caerles simpático. Ahora es igual realmente, pero menos selectivo. Ha ampliado su círculo pero no tiene necesidad de llevarse bien con todo el mundo. Si algo son los niños es naturales y si esa naturalidad les impide relacionarse con todos que problema hay? Crecen, maduran y se van amoldando…pero que mal lo llevan normalmente el entorno….,

  2. Mi hija es muy suya. Lo mismo te lo da todo que no te quiere ni mirar. Yo la dejo a su aire, lo que me ha traído algunos “problemas” con la madre.

    La típica situación de “mira Laura, esta es fulanita, salúdala, dale un besito, blablabla” y la niña pasar del tema. Yo me posiciono claramente en que si la niña no quiere dar un beso, ni mostrarse efusiva con alguien que no conoce (o incluso aunque la conozca), que no lo haga.

    • Con el mayor yo me daba mal pensando en que si era culpa mía o que hacíamos mal, tanto su padre y yo somos muy abiertos y él no quería saber nada de nadie. Cuando vino la pequeña y haciendo exactamente lo mismo que con el mayor, vimos que era la típica payaseta que a todo el mundo dice algo nos relajamos y empezamos a despreocuparnos del tema. Forzar nunca lo hemos forzado, pero se nos quedaba la cosilla de que no lo hacía del todo bien. Y el tío lo hacía genial. Era y es un niño reservado y encantador. Cada uno es como es. Suerte la de tu peque si le dejas ser ella….ya crecerá y se empeñara el mundo en decirle como debe ser….por lo menos que en casa aprendan que pueden ser auténticos, y que está bien cómo son. Perfectos.

  3. Y lo peor es que encima a veces me siento como si me tuviera que justificar delante de los demás. Es que es tímida, es que le cuesta coger confianza, es que es muy suya, es que NADA! Ella es así y a mi me encanta. Me encanta verla necesitar su tiempo, no lanzarse y dejar que los demás sean los que levantan la mano o los que se tiran a la piñata, mientras ella observa, analiza, y decide.

    En España parace que tienes que ser divertido, contar chistes y bailar, que el ser tímido, o introvertido es un defecto. Amén a tu reflexión amiga

    • Como entiendo tu comentario. Parece que los tengas que justificar por ser como son. Y ya no te digo cuando los comparan con los demás o lo que es peor con los hermanos. La gente no tiene tacto, pero igual que tolero y admito a gente sin tacto por educación, solo pido que admiten y toleren a los niños tímidos o introvertidos, pero ya no por educación, si no por sentido común.

  4. Te doy la razon, es un rasgo de personalidad y totalmente respetable!! Además coincido contigo una de mis hijas es muy t´mda y la otra todo lo contrario, el peque mitad mitad. Entiendo a los tímidos porque yo lo soy, y aunque con la ead no se nota tanto, recuerdo mi niñez…Lo mportante es eso que esten a gusto, hay niños que son felices con un par de amigos y otros que necesitan interactuar más..Y no podemos exigir que sean de una manera u otra. Eso s´, acompañarles y ayudarles si lo pasan mal en según que situaciones…Besitos

  5. Totalmente de acuerdo, yo soy mamá de tres y cada uno de mis niños son tan diferentes y con personalidades tan peculiares, que aprendí que no todos tienen los mismos gustos o habilidades, y si el mayor es un super deportista, al segundo no lo puedo obligar a jugar pero le encanta la música.
    Todos tienen lo suyo, y todos tienen su tiempo.

  6. Cuando alguien no hace lo que todo el mundo le gusta hacer lo etiquetan como el raro. Al final has explicado que es un niño saludable y normal. Dejarle que crezca en su libertad en como le gusta socializarse con otros. Ya ira creciendo y de seguro se va a relacionar con más libertad.

  7. Todos los padres queremos lo mejor para nuestros hijos, en su salud, su educación, su desarrollo social, etc. podremos brindarles muchas oportunidades, muchas cosas, en fin, pero hay algo que podemos no estarles brindando plenamente y es el respeto. Nuestro amor y respeto a nuestros hijos debe manifestarse en cada aspecto de su vida, a la hora del baño, de comer, de socializar, o no socializar, de expresar sus emociones de tal o cual forma. Mientras que un niño no se haga daño o haga daño a otros, porqué obligarle a actuar de determinadas formas?, incluso si la obligación no es evidente, no como imposición, nuestros hijos perciben si algo no nos agrada, nos entristece o preocupa y por evitarnos esos sentimientos pueden afectar sus propias emociones, forzarse a cambiar, a ser lo que no son o hacer lo que no desean y por tanto sentirse tristes o molestos.
    Haz tocado un tema bastante sensible y trascendente pero al que muchos padres no le damos su real dimensión. Es un problema cuya solución solo está en nosotros como padres y en la plena aceptación de que nuestros hijos, son personas con su propia personalidad y voluntad, deseos, emociones, sueños. Los amamos, los criamos, educamos y formamos no solo para el futuro sino para su presente, y su presente a nuestro lado debiera ser el más feliz y pleno.
    Saludos!!

  8. Aqui tambien tengo una timida y otra, todo lo contrario. El tema es que ni la familia ha respetado su timidez (que es igual a la mia) y si la ha etiquetado (mea culpa tambien en un inicio) Ahora lo curioso es que ella quiere dejar de ser timida, quiere hablar en publico y que no le de vergüenza…asi que la estamos ayudando. Miemtras, los demás siguen sin entenderla pero a ella, le da igual

    • Es complicado, parece que ser tímido se relacione con ser mal educado o antipático y es la cruz con la que tenemos y tienen que cargar los peques. Queremos que sean naturales pero luego se les impone como deben de ser. En fin! Me alegro que la peque se vaya soltando y que sea por iniciativa propia, pero me alegro por ella que lo haya decidido

  9. Cada uno tiene su personalidad y su manera de relacionarse con los demás y con el mundo, y no por ello es mejor o peor…creo que la gente debería respetar a los niños tímidos, ya que forzarles, creo que da un resultado contrario.

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!