Navidades de Pueblo y Reyes Magos con barbas postizas.

3

ojala¿Las Navidades en el pueblo son peores?
Pues ni sí ni no, si no todo lo contrario. Dependerá mucho de tu manera de ser y sentir. Si te van las Navidades glamourosas no te pases por aquí. El día que repartieron el glamour  los pueblos, mi pueblo perdón, no estaba convocado. No nos tocó ni la pedrea. En cambio si quieres unas Navidades sencillas, sin grandes pretensiones pero con toneladas de humildad, aquí estarás en la gloria.

Pero…¿cómo son las Navidades en un pueblo? Y aquí puntualizó. En un pueblo como el mío, que seguro que hay muchos, de unos 1000 habitantes y muchas grados bajo cero. Está claro que las Navidades aquí no serán como por ejemplo las de Reus, que por ser es un pueblo también, pero 96 veces el mío y con Aeropuerto. Y ahí seguro que las Navidades tienen más glamour. Por lo menos Sus Majestades pueden llegar en avión si quieren. Y eso ya es otro nivel.

En mi pueblo son muy sencillitas, os las resumo un poco.

PLANES DE OCIO
En el pueblo nunca, quitando días puntuales, no hay muchos planes de ocio, así que en invierno salimos muchos fines de semana buscando civilización o excursiones que hacer. En estas fechas, a mi hijo mayor si le dices que nos vamos a pasar la tarde a algún sitio, es probable que te suelte algo como…

¿Me lo estás diciendo en serio?, estamos haciendo un refugio para gatos en el parque y no puedo dejar a mis amigos a medias
.

Con los amigos y los gatos hemos topado. Aquí si que no hay nada que hacer. Así que sí, aquí el ocio tiene que ver con las actividades que tengan los niños entre ellos claro está planeadas. Aún así los niños prefieren la Navidad en el pueblo, y así me lo confirman todos los conocidos que vienen al pueblo en períodos de vacaciones bajo amenaza de sus hijos de no volver a dirigirles la palabra si se les ocurre llevarles a otro sitio por mucho que tenga actuaciones estelares de pajes reales con luces y sonidos. Es lo que tiene tener una pandilla de amigos de pueblo. Claro está que esto pasa igual en Semana Santa, verano, algún puente o Navidad. A mí, mis hijos me sorprenden porque no pregunta en ningún momento cuanto falta para que lleguen los Reyes o que día se dan los regalos. Ellos solo pregunta cuantos días quedan de vacaciones para estar jugando con sus amigos. Los niños son felices con cosas mucho más sencillas y menos complicadas de lo que nosotros nos empeñamos en creer.

DIA DE NOCHE BUENA
.
Aquí el día de Noche Buena se organiza un Belen Viviente, o batiburrillo viviente. Eso sí, nuestro Belén mola, por qué está ambientado en Groenlandia, que es eso de Nazaret, lo nuestro es pasar frío. Los pastorcillos especialmente si son niños parecen osos polares, y la Virgen María pasa frío para todo el año. Pero ahí aguante como una campeona. Todo sea por llenar de magia el pueblo. De la magia de la Navidad.  Medio pueblo se disfraza con lo primero que pilla y nos pasamos la tarde en la plaza del pueblo recreando la noche de Noche Buena a -5 graditos. Si hace más frío ya nos recogemos o directamente no salimos. Los niños corren a sus anchas, y se persiguen unos a otros entre las casetas y establos con animales reales que conforman nuestro Belén viviente, y nosotros somos felices así.

NOCHE VIEJA
.
Tenemos nuestra San Silvestre particular. Si el Belen está ambientado en Groenlandia, la carrerita en cuestión parece que discurre en Moscú, entre el frío y las copas de después para despedir el año nos queda muy logrado. Niños y mayores hacen su recorrido. No tiene el glamour de las carreras que se celebran en Madrid o Boston, ni tanta afluencia. Pero los peques lo viven como si fueran verdaderos atletas, y algunos padres también, también…

NOCHE DE REYES.

Sin duda el día más mágico de las Navidades para los niños. Y aquí en el pueblo por supuesto también. El año pasado aluciné con la historia que se preparó con la cabalgata de Madrid. No quiero entrar en sí estuvo bien, si estuvo mal, si fue fea, si fue bonita o si fue una soberana estupidez cambiar el traje a los Reyes Magos. Ni vi la cabalgata de Madrid el año pasado ni los anteriores. Ya que incluso cuando vivíamos en Madrid veníamos a pasar las Navidades al pueblo y veíamos la cabalgata del pueblo. Lo que me dio mucha pena fue la indignación de muchos padres que estaban destrozados y sufrían porque a sus hijos les habían estropeado la Navidad. Me gustaría verlos en la de aquí. Igual alguno había acabado con la camisa de fuerza repitiendo “Baltasar está pintado, Baltasar está pintadooooo”
¿Sabéis como es la cabalgata en el pueblo? Pues el Rey Negro es pintado. No es de color. De hecho en el pueblo no vive ninguna persona de color. Hay gente extranjera, pero son de otras nacionalidades. Así que si no hay Rey Negro lo pintamos ( nunca mejor dicho). Pero las orejas no, que luego no hay quien saque la pintura. Tenemos un Rey Negro, con orejas blancas y zapatillas deportivas. Las zapatillas deportivas se extienden al resto de Reyes Magos. Así como los relojes, y las barbas postizas sujetas con gomas y pelucas imposibles, que ni los Jackson en sus mejores tiempos llevaban tan bien rizadas.
La cabalgata la hacemos con tres carrozas, o mejor dicho remolques tirados por tres coches todo terreno de los vecinos del pueblo. Que por supuesto los conductores van sin disfrazar. Los remolques se adornan con espumillones imposibles y telas de colores chillones. Al final quedan hasta bonitos. Los Reyes van sentados con  sus pajes (que como sigamos así va a haber más pajes que niños en el pueblo) tirando caramelos. Caramelo de caja Duero, que me río yo de la fábrica de Balay, para fábrica grande la de caramelos de Caja Duero, acontecimiento que hay en Soria caramelo de la Caja que te llevas a casa. Y ojo cuidado, que como no andes atento igual te vas con una brecha en la cabeza. A los niños siempre les ponemos gorro para la cabalgata, pero no por el frío, es por si les dan con un caramelo. Y es que hay pajes que tirana a dar. Después de 11-12 años viendo la cabalgata desde abajo con sus padres, el año que se suben a la carroza lo tienen minuciosamente estudiado y tiran a dar. Algunos caramelos al caer hacen hasta la rana.

El caso es que cuando los niños ven semejante despliegue de medios, amenizado todo por los mismos villancicos desde hace 30 años, que suenan a hojalata desde el patrol de los guardias, a los niños les entra un cosquilleo y una emoción, que en mi caso, que lo viví de pequeña,  no he vuelto a sentir. O bueno sí, ahora lo siento a través de mis hijos. Por que la cabalgata de su pueblo es lo más, o ellos así lo creen.
Los días previos a la cabalgata los padres nos encargamos de entregar un regalo para nuestros hijos en el ayuntamiento con su nombre, y cuando termina la cabalgata los Reyes Magos de Oriente llaman uno por uno a los niños y les entregan sus regalos. Como conocen a casí todos los niños, cuando recogen su regalo el Rey se encarga de decirle al niño algo que conozca de él. Y entonces la magia ya es total. Todas las dudas que podían quedar de si estos Reyes son los de verdad quedan despejadas. Porque dudas las hay, no nos vamos a engañar, mi hijo el primero que duda. El año pasado con 6 años, le dijo a su hermana de 4…
-Estos no son los Reyes, que van disfrazados, mira, llevan deportivas y reloj. NO pueden ser los Reyes.
La pequeña se me quedo anonadada. Yo les dije que serian unos ayudantes, porque no pueden viajar por todas las casas. A la pequeña, le dio totalmente igual, ella estaba convencida de que eran los de verdad.

Casualidades de la vida mi hijo subió antes que su hermana a recoger su regalo. No sé que le diría Melchor, que por cierto el resto del año se gana la vida como guardia civil, pero mi hijo bajó del escenario de recoger su regalo mudo. No nos decía nada. Nunca hemos sabido que le dijo aquel Rey con deportivas, ni creo que nos lo diga, pero Lo primero que dijo, fue dirigido a su hermana.

– No te pongas nerviosa, pero estos son los Reyes Magos de verdad

Y claro que eran los de Verdad, los auténticos, los que le llenaron de ilusión, los que le sacaron una sonrisa, los que le emocionaron. Los que le hicieron sentir especial. Al fin y al cabo….de eso trata la Navidad ¿no?
Felices Reyes a todos, que la magia y la ilusión de estos días os inunde a todos como nos inundan nuestros Reyes con barbas postizas.

3 Comentarios

  1. Antes vivía en Madrid, ahora en el extranjero en una gran ciudad con un trabajo que es un chollo así que no me planteo mudarme pero si tuviera que volver al España intentaría buscar un medio de vida en un pueblo. Yo “tuve” pueblo de pequeña. Este post me trajo muchos recuerdos incluso el olor y calor de las chimeneas en los pueblos.Afortunados los niños de los pueblos.

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!