¡Mamá no me da la gana ver la tele! Me voy a la calle.

1

No me lo dicen así exactamente…..más bien me ignoran y salen corriendo. En la puerta dos amigos. Me suplican que salgan. ¿La pequeña también? Bueno no, la pequeña mejor te la quedas tú….

  
Un pueblecito de Soria, mes de febrero, 5 grados y el cielo amenazando nieve…

¿Pero dónde vais a ir? Pues afuera a jugar. ¿Y si jugáis dentro? Todos me miran con cara de no nos da la gana ver la tele. Bueno pues abrigaros, y si llueve….ya no están. Están en el parque de detras de casa. Los veo desde la ventana. La pequeña, a mi lado, llora amargamente. Se le pasa pronto, en el fondo sabe que no puede ir. 

Una hora más tarde,con 4 grados y el cielo cada vez más blanco tenemos que salir. La pequeña, la bici y el perro. Si no sale le da algo. Ella también necesita calle.

Y esto es la vida en el pueblo. Así son los niños de Pueblo. ¿Ven tele? Claro que sí que ven tele. Cuando no les queda más remedio y no pueden salir a la calle.

No hace falta que haga un estudio exhaustivo de los beneficios de no ver la tele, mejor te recomiendo este post aeroespacial. Si tuviera que hacer algún estudio lo haría de los beneficios de jugar en la calle. De la tele hay muchos. De la calle también.

Y días así me planteo como hubiera sido la vida en Madrid, si al final hubiéramos decidido no venir a vivir a un pueblo. Y me entra una paz inmensa, esa paz inmensa que entra cuando uno está convencido de que ha hecho las cosas bien.

  
También pienso en cuando crezcan, cuando con 18 años si quieren estudiar tengan que marcharse fuera. Aunque pienso, que como yo, vivirán una de las mejores etapas de su vida. En esa etapa no estaré físicamente tan cerca de ellos como me gustaría. Pero ahora lo estoy. 

  
Se marcharan con una mochila llena de viviencias en la calle. De horas de parque, de tardes aburridos de jugar a todo y a nada. De noches de plaza jugando a polis y cacos, de mañanas de piscina, de días de pantano, de horas de fútbol en la calle. Qué sabrán lo que es la mano negra, el perrito guardian y el crucis. Y que con esas tres palabras habrán solucionado todos los problemas que se les han planteado hasta ahora.

Serán niños que habrán vivido una vida de niños, y empezarán su etapa adulta con una mochila llena de experiencias y vacía de televisión.

1 Comentario

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!