Jugamos al UNO y aprendemos matemáticas.

0

Hace unos días, en este post os hablaba de técnicas diferentes para repasar conceptos básicos de matemáticas o lengua con los peques este verano.

Las cartas está claro que ofrecen muchas posibilidades y alternativas, pero mi gran problema es que a mí no me gustan mucho. De hecho me aburren soberanamente los juegos de cartas. Todos excepto uno que me encanta, el juego del UNO.

UNOCARTAS

Recuerdo cómo si fuera ayer la primera vez que jugué a este juego. Tendría unos 10-11 años. Desde entonces siempre que he podido he jugado. Y ahora claro está, juego con mis hijos y ellos a la vez aprenden.

El juego UNO, es un juego de estrategia muy sencillo que consiste básicamente en quedarse sin cartas. EL que se deshace de todas las cartas gana. La baraja está formada por:

  • 19 cartas azules: del 0 al 9.
  • 19 cartas verdes: del 0 al 9.
  • 19 cartas amarillas: del 0 al 9.
  • 19 cartas rojas: del 0 al 9
  • Y además las cartas especiales:
  • 8 cartas roba 2, dos de cada color.
  • 8 cartas cambia de sentido.
  • 8 cartas pierde el turno.
  • 8 cartas cambia de color.
  • 4 cartas comodín roba 4.

UNOCARTAS2

Cada jugador comienza con siete cartas el resto se pone en el centro de la mesa y se levanta la primera carta que será el punto de partida.

En su turno cada jugador debe poner una carta sobre la mesa que sea del mismo color, número o símbolo que la que se encuentra en la parte superior del montón o utilizar alguna carta especial. En este enlace tenéis las instrucciones y se puede jugar en linea.

Aunque el juego está recomendado para mayores de 7 años, mi hija de 5 juega sin problema. Eso sí, omitimos el paso de contabilizar los puntos al final y damos por acabado el juego en el momento que alguien se queda sin cartas.

Además utilizamos una variante que es la de las sumas. De momento estamos jugando a los “Amigos del 10” basándonos en el método ABN con la peque. Esto quiere decir que si en el montón hay un 3, las opciones de echar carta, además de otra del mismo color u otro 3, podemos echar un amigo del 10, en este caso sería el 7 porque 3+7=10.

Así ayudamos a la peque con las sumas mentales a modo de repaso. Si lo que queremos es profundizar más en las matemáticas podemos limitar las tiradas de cartas que nos den el resultado de una suma o una resta deseada, y omitir echar cartas del mismo color o símbolo, es decir centrándose únicamente en operaciones aritméticas. Por ejemplo solo podemos echar en la mesa la carta necesaria para que sume 10, o para que la resta sea igual a dos.

A los peques de esta manera les resulta muy divertido y aprenden y repasan las matemáticas sin darse cuenta.

Este juego además está demostrado que tiene muchos beneficios sobre nuestros hijos como:

  • Aprenden los número del 0 al 9.
  • Aprenden los colores.
  • MEJORA la agilidad mental.
  • Ayuda a mejorar la atención.
  • Ayuda aceptar las reglas y a esperar el turno.
  • Ayuda a tolerar la frustración.
  • MEJORA la concentración.
  • MEJORA la paciencia.

Y lo mejor de todo es muy económico, lo podéis compra en Amazon.

 

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!