Idea de negocio en un pueblo, un vicio confesable y mi Súper FotoLibro Saal Digital.

3

Hay mucha gente que me pregunta qué tipo de negocio podría poner en un pueblo, y hace tiempo que le estoy dando vueltas a un asunto. Desde que llegué de Madrid me las veo y me las deseo para conseguir algunos materiales de imprenta. Yo era de las que iban a un Mega Centro de papelería, y salía de allí con el trabajo encuadernado, una caja de rotuladores y hasta una troqueladora con forma de estrella o geometría varia, que no sabias nunca cuando te iba a hacer falta. Me encantan estos sitios.

¿A vosotros no os pasa qué vais a una tienda de material escolar y os llevaríais doscientos bolígrafos, 400 rotuladores y otros tantos cachivaches?

 

 Pues bien, al final para mí que en mi pueblo no haya de este tipo de comercio es un ahorro que no veas para la economía familiar. Pero también me genera algún que otro trastorno. Soy de la opinión de que si quiero que haya negocios en mi pueblo hay que comprar en los negocios del pueblo. Todo lo que puedo lo compro en el pueblo. Y de lo que no hay en el pueblo claro está por internet.
Aquí en el pueblo, en las tiendas que hacen a su vez de librería,  siempre cojo los libros del cole, cuadernos, gomas, etc. Pero la oferta es muy limitada. Aquí, este tipo de tiendas también son todo a 100, tienda de regalos, pequeño menaje etc. Y el sitio que generalmente tienen para cosas de papelería es muy pequeño.  Por eso pienso que un negocio de este tipo, bien montado con copistería-imprenta, revelado de fotos etc, podría tener su tirón. En mi pueblo ya no, que como digo, menos en el tema de fotografía vamos servidos. No nos venden bolis de 3000 colores diferentes pero los niños van completamente equipados al colegio.  Pero quizás sería un negocio a tener en cuenta en algunos pueblos, sobre todo como ampliación a alguna que otra tienda.

El caso es que desde que me vine al pueblo no había revelado ni una sola fotografía de los peques. Si lo sé, no tengo remedio, dos peques y dos años, da para muchos gigas sin revelar. Antes, en cuanto tenía unas cuantas fotos acumuladas, iba con el pen a una Mega papelería y mientras me las revelaban me entretenía por sus estanterías y me compraba algún que otro capricho….

Así que me propuse revelar unas cuantas (cientos) de fotos. Pues bien, la locura. ¡No sabía ni por dónde empezar! Se me ocurrió hacer un libro de nuestros dos primeros años en el pueblo. Había hecho este tipo de libros con el primer año de vida de los peques. Pero no tenía más. Creo que la opción libro-bianiversario podía ser muy interesante.

Pedí consejo a mi compi de refugio de crianza, que sé que es muy asidua a realizar fotolibros a Noah y me recomendó a Saal Digital. Ella ya hizo un post súper completo de esta empresa porque le encantó el servicio que le dieron cuando el peque cumplió 4 años.

Saal Digital me ofreció una prueba de producto a cambio de dar mi opinión en el blog. Me pidieron ante todo sinceridad. Querían conocer sus defectos en caso de encontrarlos para poder seguir mejorando. Me pareció muy justo así que acepte y me puse manos a la obra. Lo primero que hay que hacer es descargarse  un Software gratuito desde su propia web. La descarga es súper rápida, y una vez instalado te da multitud de opciones para elegir el proyecto que quieres imprimir. En mi caso el fotolibro.

Puedes elegir crearlo a medida o elegir una de las plantillas que se incluyen dentro del Software. El Software es muy sencillo y muy intuitivo. La velocidad de subida y de procesar las fotos una vez subidas fue muy satisfactoria. Como no tenía ganas de romperme la cabeza y vi que tenían unas plantillas muy chulas elegí una con unos dibujos infantiles que me pareció muy acorde al tema del libro. Una vez elegida la plantilla y las fotos solo tuve que volcarlas de forma automática. Con el libro ya creado revise las fotos una por una para comprobar que estuvieran bien, y modificar el tamaño de alguno, añadir nuevas o incluso eliminarlas. Tuve un problema, porque tenía más fotos que hojas disponibles, y me costó un poco entender cómo se añadían más páginas al libro. Pero tienen un soporte en línea increíble, y me resolvieron todas las dudas con muchísima educación.

Siempre he admirado a la gente que trabaja dando soporte tecnológico. Menuda paciencia que tienen que tener con los zotes tecnológicos que circulamos por la red entre los que me incluyo….y sin duda en Saal Digital este es uno de sus puntos fuertes.

Así que en apenas una hora tenía listo mi proyecto. Diréis… “está tía es la caña, yo me pegue dos días para hacer un álbum”.

Sí, yo si hubiera tenido un poco más de tiempo también lo habría hecho, pero entre que soy una cagaprisas, y qué quería tenerlo listo para una fiesta que hicimos del segundo aniversario de llegar al pueblo, no me estuve a muchas florituras.

¿Y el resultado?

Simplemente genial. El libro es de muy buena calidad, y las fotos tienen muy buena resolución. Tengo otros libros de cuando nacieron los peques de una marca archiconocida que me costaron un pico, y a los que éste no tienen nada que envidiar.


El plazo de envío súper rápido, en apenas 48 horas lo tenía en casa, que era otra de mis preocupaciones, para tenerlo listo para la fiesta. Si hubiera tardado en llegar como generalmente suele pasar con estos productos hubiera sido una pena.

El libro es muy resistente, mis hijos lo han manoseado una y otra vez, e incluso el pequeño ha intentado ponerle el nombre con una pintura encima, y con una toallita húmeda ha quedado como nuevo.


Como veis los dibujos del tema que elegí son súper coloridos, y tienen muy buena definición. Hay infinidad de temas para elegir. Las plantillas de las fotos se pueden ampliar. Podemos decidir el espacio que queremos que ocupe la foto en la página, así como el número de fotos por hojas.

Estoy muy contenta con el resultado final y con el precio del producto.


Así que mientras no tenga híper papelerías en el pueblo, que entiendo que tardarán en llegar, ya tengo una marca de confianza donde imprimir mis fotos, y realizar un montón de proyectos más.

Gracias a Saal Digital por el servicio prestado.

Guardar

Guardar

3 Comentarios

  1. Así me gusta, que me hagas caso jajaja. Yo estoy como tu pero peor, aqui no tenemos ni todo a 100, solo hay una tienda de comestibles. Así que yo si tengo que pedir casi el 100% por internet.
    tiene sus ventajas…no hay colas, no te llevas las cosas sobadas por todos, eliges con calma.. jejejej.

  2. ¡Yo también elegí SAAS para la prueba de producto! y me encantó vaya, lo mismo, supero manoseado y anda que no aguanta 😀 Vamos, que juraría que yo se lo conté a la refugiada para que lo pidieran también jajajajajaaja

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!