#FamiliasEmprendedoras: el increíble proyecto de Tacatá Comunicación.

4

Hace una semana os hablaba de Kangarunga, y Eva nos contaba el proyecto de emprendimiento en el que se había embarcado toda la familia.

 Hoy traigo otra familia muy especial, la formada por Adrián y Diana o Diana y Adrián, da igual el orden en que los nombre, seguro que si eres un asiduo de la comunidad Madresfera sabes perfectamente de quién estoy hablando. Pero por si aún no lo tenéis claro, ¿si os digo Marujismo y Un papá en prácticas? ¡Ah sí! ¡Entonces sí! ¿Todos los ubicáis verdad?

 Y es que ni ellos, ni sus blogs, dejan indiferentes a nadie una vez que los conoces.

 

 

Hace poco, me dieron la recomendación de un blog “súper currado” que seguro que me gustaba. Y así llegué a Marujismo. El blog me encantó. La verdad que una buenísima recomendación. A través de sus posts descubrí a Diana, que es la redactora jefe de la revista digital Madresfera Magazine. 

A Adrián también es imposible no conocerlo si alguna vez has leído la revista. Si no lo has hecho, y te interesa el mundo de la maternidad/paternidad y la crianza ya estás tardando. Ambos, además, son redactores de contenidos sobre maternidad, paternidad e infancia en diversos medios.

 

Si nos vamos al tópico, podemos decir que en la vida pocas cosas le quedan por hacer a Adrián porque hasta ¡ha escrito hasta un libro!, ‘La maceta de mi abuelo’, y ha colaborado en el libro ‘#papiconcilia: 46 hombres cuentan cómo conciliar la vida laboral con la familiar’, lanzado por el movimiento por la conciliación ‘Mamiconcilia’.

IMG_1068

 

De esta pareja de periodistas, surge Tacatá Comunicación, una agencia de servicios periodísticos online y offline especializada en temas de maternidad, paternidad, infancia y salud. 

La agencia surgió en 2014, año en el que nació su primera hija Mara, con el deseo de hacer de la conciliación una realidad y como expresión de las ganas de dar lo mejor de ellos mismos a nivel profesional.

Ahora junto a sus dos hijos Mara y Leo, que nació hace solo tres meses, forman una familia emprendedora que seguro tienen muchas cosas que contarnos y sobre todo de las que tenemos mucho que aprender.

IMG_1067

Cuando nació Mara decidisteis fundar Tacatá Comunicación, pero la idea surgió con el nacimiento de Mara o Mara fue el último empujón que necesitábais para lanzaros?

Diana: Fue una mezcla de ambas. Cuando yo estaba embarazada, mis planes a futuro eran otros: alargar el permiso maternal todo lo posible y reincorporarme a jornada reducida. Sin embargo, hubo una especie de ERE en el grupo editorial en el que trabajaba y después de diez años allí decidí unirme a los despidos. Así que ni siquiera volví a reincorporarme, y me veía incapaz de hacerlo dejando a mi bebé en una guardería tan pronto. Pasaron unos meses y tras mucho pensar se nos ocurrió que no había ninguna agencia especializada en contenidos de maternidad, paternidad e infancia y, dado que nos apasionaba el tema y estábamos muy metidos en el sector a través de nuestros blogs personales, decidimos dar el salto y centrarnos en ello. Así surgió Tacatá Comunicación, la primera agencia especializada en comunicación del sector.

 

¿Y de dónde se saca el tiempo para crear un proyecto como Tacatá Comunicacion a la vez que se tiene dos peques tan pequeñines?

Diana y Adrián: ¿Tiempo? (Risas) Perdiendo muchas horas de sueño, haciendo malabares para llegar a todo, sintiendo culpabilidad a ratos también y organizando todo mucho. La organización del tiempo es vital, pese a los imprevistos que con dos peques siempre surgen.

 

¿Como es vuestro día a día? Os queda tiempo para algo que no tenga que ver con vuestro trabajo o con los peques?

Diana y Adrián: La verdad es que poco, porque al final entre el trabajo (tanto doméstico como profesional) y la crianza no quedan muchas horas disponibles pero intentamos los fines de semana organizar algo con amigos.

Adrián: Entre semana, yo me levanto antes y voy adelantando trabajo mientras Diana aguanta un rato más a los niños en la cama. Y después comienza la rutina para ir al cole de Mara, desayunos, ropa y salir corriendo. Después, trabajamos ambos turnándonos con el pequeño Leo, hasta las 4 que sale la mayor del cole y yo voy a recogerla para que Diana aproveche un par de horas más de trabajo. Y luego, pues supongo que lo que hacemos todas las familias: cuentos, juegos, parque, cenas, duchas… Y a la cama reventados.

 

El tema de la conciliación lo lleváis…

Adrián y Diana: Lo llevamos regular. El teletrabajo nos facilita muchísimo las cosas con nuestros hijos. Cuando están malos o no hay cole, es una suerte poder estar con ellos ya que no tenemos familia cerca que nos sirva de apoyo en estos casos (aunque sí tenemos una tribu de familias que encantados nos echarían un cable, y de hecho nos lo echan). Pero el trabajo hay que sacarlo igualmente, y quizás esa es la parte más durilla, ya que siempre parece que nos faltan horas en el día.

En un pueblo…¿imposible llevar a cabo este proyecto de verdad?

Adrián y Diana: Imposible no, pero un poco más difícil. Muchas veces tenemos reuniones o eventos a los que viviendo en una ciudad como Madrid nos es más fácil asistir.

 

Vuestra hija mayor, Mara, ¿es consciente de la aventura en la que os habéis embarcado?

Adrián y Diana: Es consciente de la locura porque sabe que trabajamos en casa pero no sabemos si todavía es consciente de lo que hacemos. Tiempo al tiempo.

 

¿Qué le diríais a las familias que se están planteando lanzarse y emprender?

Adrián y Diana: Que es una decisión compleja no exenta de riesgos, de dificultades y de saltos al vacío sin paracaídas. Por un lado te da mucha libertad, autonomía, pero por otro te exige mucho tiempo y dedicación. Tienes que ponerlo en una balanza y valorar. No hay que emprender por emprender a toda costa pensando que es el camino más “fácil” porque no siempre lo es.

 

¿Que es lo más duro a lo que os habéis enfrentado en este proyecto?

Adrián y Diana: ¡A la culpa! A veces sentimos que nos falta tiempo para poder llegar a todo pese a que priorizamos y organizamos continuamente el día a día. Cuando te falta tiempo para el trabajo, experimentas ansiedad pero al final, lo sacas. Cuando sientes que te falta para tus hijos, pues viene la culpa. Y es más complicado de gestionar, sin ninguna duda.

 

¿Pero merece la pena a que sí?

Adrián y Diana: Nosotros creemos que sí porque en nuestra balanza prima lo positivo de esta aventura. Pero es algo que siempre decimos que hay que valorar en función de las circunstancias de cada familia.

 

Si pudierais retroceder en el tiempo y cambiar algo… ¿Lo haríais?

Adrián y Diana: Sí. Unos meses antes de que Mara empezara el colegio, la llevamos durante tres meses a una guardería por la carga de trabajo que teníamos y resultó ser el horror. Si volviéramos atrás, nunca la hubiéramos llevado o hubiésemos buscado alternativas que se adaptaran mejor a las necesidades de Mara. Fue un error del que aprendimos muchísimo y del que salimos fortalecidos.

 

Sois grandes chicos, y un ejemplo a seguir, me ha encantado cruzarme con vosotros en este camino. Espero que vuestra colaboración en mi humilde blog, sirva para orientar a más familias que quieran emprender. Gracias por contarnos lo bonito y las piedras en el camino.

4 Comentarios

  1. Venga, que te estreno los comentarios!!! Qué nivel entrevistar a dos de nuestros referentes madresféricos no? No dejas de sorprenderme!! Al final tú misma te estás convirtiendo en un referente para mí!! Me ha gustado mucho la entrevista, como todo lo que publicas!! Enhorabuena!

    • Jo gracias, me vas a sacar los colores! Pero lo de la entrevista a los referentes madresféricos me ha salido rodado. Ha sido un poco de suerte, un poco de casualidad y un mucho de buena voluntad de gente buena dispuesta a ayudar!

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!