Cómo elegir una bici sin pedales.

1

Mis peques han sido muy asiduos a las bicis sin pedales, de hecho cuando aprendieron a pedalear  les daba pereza  coger la bici de pedales. Con lo bien que se lo pasaban con la de sin pedales ¿qué necesidad tenían de empezar a pedalear? Y me consta que son muchos los niños que utilizan y disfrutan al máximo las bicis sin pedales.

La edad recomendada para este tipo de bicis son los dos añitos. Necesitan una altura mínima de unos 80-85 cm, y la fuerza y agilidad suficiente para sostener la bici entre sus piernas. Se da el caso de niños que la empiezan a utilizar antes de los dos años, y otros que hasta bien avanzados los dos años no le encuentran el atractivo. Son perfectamente normales los dos casos. Lo ideal es ofrecer la bici al niño sin forzarle a que la utilice y que ellos solos vayan descubriendo las virtudes de las bicis sin pedales. En un principio se limitaran a andar con la bici entre las piernas, para poco a poco ir sentándose sobre ella, y cuando se vean preparados comenzaran a levantar los pies del suelo y dejarse llevar.

Estas bicis son las precursoras ideales para una bicicleta con pedales, ya que al no tener que pedalear los niños pueden concentrarse en aprender a mantener el equilibrio, y lo que es también muy importante a manejar el manillar.

Los beneficios de este tipo de bicis son muchísimos, ayudan a fortalecer la musculatura de los niños y a mejorar su capacidad motora y su equilibro.

Pero ¿cómo elegir una bici sin pedales por primera vez? ¿En que hay que fijarse a la hora de elegir una bici de este tipo?

Además de en el tamaño, que puede variar mucho de uno a otro modelo, hay que fijarse en otra serie de factores, en función del uso que se le vaya a dar y el terreno en la que se utilice.

Normalmente estas bicis están indicadas para niños con un mínimo de 85 cm de altura y una entrepierna de 30 cm. Dicho esto, si nuestros hijos ya cumplen esta característica será necesario fijarse en esta serie de factores:

  • El primero y más importantes es que estén homologadas según las normas de seguridad vigentes en Europa (CE, TÜV). En la página web de las principales marcas suelen indicar este dato.
  • Ruedas. Podemos encontrar dos tipos de rueda. Ruedas macizas y ruedas con cámara de aire. Las bicis con cámara de aire tienen la ventaja que amortiguan mejor los golpes. Para subir y bajar bordillo, andar por terrenos irregulares etc, las ruedas con cámara de aire son más apropiadas, aunque también es verdad que existe la probabilidad de pinchar. En las bicis con ruedas macizas este riesgo desaparece. La de mis hijos tenía cámara de aire y no pincho ni una sola vez. Si la bici se va utilizar en terrenos llanos simplemente puede servir con una bici de ruedas macizas. Si por el contrario se va a hacer un uso en terreno más irregulares como subir y bajar bordillos, caminos, adoquines etc, hay que valorar elegir una bici con cámara de aire ya que va a amortiguar los golpes producidos por las irregularidades del terreno y nuestros hijos van a  ir más cómodos.
  •  Sillín regulable en altura. Indispensable. Es vital que el sillín se pueda regular en altura según crecen los niños para que se sientan a gusto y en una posición correcta a la hora de utilizar la bici.
  • Freno. Existen bicis con freno y sin freno. La verdad que los niños bastante tienen con aprender a mantener el equilibrio y manejar el manillar como para centrarse en usar el freno. Además la velocidad que alcanzan con la bici no es excesiva, y en caso de tener que parar los pies van a ser su primer recurso. El freno aprendieron a utilizarlo de más mayores, y les sirvió para cuando pasaron a la bici con pedales, por lo que se puede valorar para que conozcan su funcionamiento. Pero el primer acto reflejo para frenar este tipo de bicis va a ser echar el pie al suelo.
  • Deben de ser ligeras y resistente. Estas bicis se llevan golpes y más golpes. Por lo que deben de ser muy resistentes, pero a la vez muy ligeras para que los niños (y los padres cuando los niños se cansan) las podamos manejar. Los materiales que mejor cumplen esta característica son las de aluminio y madera. Las bicis de acero son resistentes pero incrementan el peso de la misma.
  • Plataforma para los pies. La verdad que últimamente hay cada vez más bicis con plataformas para poner los pies. No me parece imprescindible, pero puede ser muy interesante a la hora de acostumbrarse a no echar los pies al suelo y mantener mejor el equilibrio. La nuestra no tiene. Pero si adquiriera ahora una bici de este tipo, es probable que la eligiera con plataforma, siempre que no interfiera a la hora de dar pedales.

 

¿Y ahora qué? A partir de esto ¿qué bici es recomendable?. Son muchas las bicis que cumplen estas características, por no hacer muy denso el post, lo he dividido  dos, aquí teneis un post con las bicis más vendidas, destacando las ventajas y desventajas de cada uno para que sea más fácil elegir.

De momento os dejo un avance, nosotros tenemos la VeloBike de imaginarium.

La han utilizado ya 3 niños y está impecable. Tiene cámara de aire, sillín regulable en altura, es de aluminio y tiene freno. Además se le pueden adaptar unos pedales. Nosotros en un principio fue uno de los factores que tuvimos en cuenta a la hora de comprarla. El poder adaptarle después unos pedales. Pero llegado el momento no fue necesario, ya que nuestros hijos dieron el paso de pedalear en una bici de mayor tamaño, ya que han sido muy altos y esta se les quedaba pequeña para poder dar pedales.

elegir bicicleta sin pedales

1 Comentario

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!