Dar a luz en el hospital Quirón Zaragoza.

0

Antes de nada diré que soy una persona aprensiva. Que a pesar de haber pasado por tres partos a penas sé de obstetricia y ginecología más allá de lo que por mi propia experiencia he vivido. Prefiero dejarlo en manos de profesionales, a los que he acudido cuando los he necesitado. Profesionales que han estudiado una carrera, se han especializado y han elegido la profesión que les gusta, entre tantas opciones que les daba la medicina al acabar su carrera.

Y sí, he tenido la mala suerte de tener que someterme a tres inducciones de parto,

aunque a algunos les parezca una aberración. Pero ni al personal médico, ni a mí, ni al padre de las criaturas nos lo pareció en su momento ni una vez nacidos mis bebés. Por lo que creo que han sido decisiones acertadas, basadas como digo en protocolos médicos que yo hoy no pinso cuestionar porque me falta la formación necesaria para poder hacerlo.

De todos ellos, el último parto, el de mi pequeñín además de ser inducido, acabo en cesárea. Y de todos mis partos, este último también ha sido el que mejores recuerdos y mejor experiencia ha supuesto para mí y para el padre de las criaturas.

Este parto concretamente tuvo lugar en la Hospital Quirón de Zaragoza, y no dejaré nunca de estar agradecida a todo el personal que en ella trabaja como al equipo médico que me atendió. Profesionales como la copa de un pino, pero sobre todo humanos.

Mis otros dos partos, inducidos también, tuvieron lugar en un hospital de Madrid. El miedo, la falta de información, el desconocimiento en todo momento de lo que me estaba pasando hicieron que los partos de mis dos hijos mayores fueran una terrible pesadilla. En especial el del mayor, que terminó con un ataque de nervios por mi parte y una sedación total por parte del equipo médico a la que me vi sometida y que hizo que me perdiera las tres primeras horas de vida de mi recién nacido sano.

¿Y en qué se ha diferenciado este último parto de los otros dos?

Sin duda alguna en el personal que me atendió, tanto la matrona, como el ginecólogo como el anestesista, me hicieron sentirme querida, comprendida y acompañada y me explicaron en todo momento que estaba ocurriendo, el por qué de sus decisiones y los pasos que iban dando.

El trabajo de la matrona que me acompaño desde las 8 de la mañana, que comenzó la inducción, hasta las 21:15 de la noche que nació mi hijo por cesárea hizo que lo podía haberse convertido en una pesadilla para mí, teniendo en cuenta los recuerdos que tenía de mis anteriores partos, se convirtiera en una bonita experiencia en la que tuve ganas y energías hasta de reír y bromear.

No sé si Marta Santiago Sancho, la matrona que me atendió me leerá alguna vez, pero desde aquí le doy las gracias por haberme acompañado en esta bonita experiencia a pesar de lo que ella sufrió al ver como todo se complicaba y cada vez nos acercábamos más al momento cesárea. Gracias por acompañarme en la cesárea, acariciarme la cara y relajarme hasta el punto de poder conservar un bonito recuerdo de ese momento. Gracias por ponerme a mí hijo en brazos cuando nació y dejarme tenerlo conmigo. Gracias por tener tanta humanidad con mi marido que esperaba fuera y darle las buenas noticias inmediatamente. Gracias por llevar a mi pequeño con su padre y evitarle pasar por nidos.

Y gracias al equipo ginecológico del Doctor Bescos, por hacer fácil lo difícil y su calidad humana.

Así, que si, sin duda si volviera a tener un bebé (algo que no va a pasar) volvería a la Clínica Quiron rodeada de estos magníficos profesionales.

De mi parto no os voy a contar más detalles, eso queda para la intimidad de mi familia, pero ya habéis visto que incluso sin pintar bien, se ha convertido en uno de los días más bonitos de mi vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Responsable » Clara sanz.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Profesionalhosting dentro de la UE. (https://www.profesionalhosting.com/contratos/privacidad.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.