Cuándo tienes a los niños liberados.

2

No me da la vida para más y voy con desfase horario-temporal. Hasta hoy no he visto el video “liberad a los niños” del que muchos blogs se han hecho eco. Me choca porque entiendo perfectamente,ya que la he  he vivido, la sensación de culpabilidad que te entra cuando no puedes llevar a los niños al parque. En una gran ciudad muchas veces se hace imposible. Ahora desde el pueblo, sé que si tuviera que volver a una ciudad con mis hijos los mataría en vida. En la ciudad, cuando hablamos de calle normalmente nos referimos al parque. Pero en un pueblo, el parque es un complemento más a las horas de calle.

No voy a detenerme en describir nuestro verano, porque se resume en calle y piscina. Así que haré un cálculo de las horas que han pasado mis hijos de 7 y 5 años en la calle durante este mes de septiembre. Mis hijos van al cole de 09:00 a 14.00.  A las 14:00 cuando salen nos quedamos en el parque hasta las 14:30. Cuando llegamos a casa, después de comer damos un paseo con el perro de unos 15 minutos por un camino entre árboles.  En este tiempo lo hacen con la bici. A las 16:00 hacen deberes. Sobre las 17:00 vienen a buscar a mi hijo mayor sus amigos y se van sólos (Si sólos) al polideportivo. A las 6 voy yo con el pequeño, y estamos en el parque frente al polideportivo. Ahí estamos hasta las 20:00 más o menos. Momento en el que volvemos a casa, y volvemos a pasear al perro hasta las 20:30. Agotados se bañan, cenan y a las 10:00 como muy tarde están dormidos.

picture1

El mayor en total esta en la calle unas 4 horas cada día, y aún así le da tiempo de deberes y estudiar. No tocan las tablets, apenas ven dibujos y aprenden a ser independientes. Descubren ya con 7 años por si solos el entorno que les rodea. Aprenden a ser responsables. Incluso por interés aprenden a utilizar el reloj (a las 5 vienen los chicos y no he acabado los deberes….). Ahora en Octubre, disminuirá el tiempo de calle con el comienzo de las extraescolares. Aunque tienen futbol (en campo de tierra dos días por semana) y otra actividad al aire libre. El tiempo que les queda lo seguirán aprovechando en la calle, hasta que el duro invierno llegue. Entonces si verán tele y jugaran con las tablets. Desde finales de noviembre hasta finales de marzo que volveran a jugar en la calle. Irán aumentando sus horas de esparcimiento hasta que llegue el verano y se pasen TODO el día en la calle.

La gente de las ciudades a menudo sienten pena por los niños de los pueblos. Que no podamos ir a museos o a centros comerciales. O que no tengamos excelentes colegios de pago. Cuando yo vivia en la ciudad, me daban pena mis hijos, no los de los pueblos.  Porque el mejor colegio para desarrollar su mente, está en la calle. Y allí apenas la disfrutábamos.

El día de mañana tendrán que salir de aquí, volver a la ciudad y seguramente amarla. Pero se llevaran con ellos una experiencia y unas vivencias, que estoy segura que les habrá formado como el mejor colegio del mundo.

2 Comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo vivo en una ciudad, que aún siendo pequeña, es ciudad. De peque bajaba sola al parque, pero sinceramente, yo ahora no dejaría que mi hijo lo hiciese. Disfrutaba cada verano en el pueblo corriendo, con la bici, explorando y llenandome de moratones. Muchas veces doraemon y yo pensamos en eso… Cómo nos gustaría poder darle eso a little alien. Aunque llega un momento, en que ellos también le vean el lado negativo al pueblo. La adolescencia es mucho más dura allí! Un besete

    • La adolescencia sera otro tema que nos tocara pasar…..pero bueno, pensemos que aprenderan a disfrutar y a valorar su pueblo, y que el día que salgan aqui estaran preparados para enfrentarse a la ciudad, como nos ha pasado a muchos 😉
      Gracias por comentar 🙂

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!