Convivencia entre perros, niños y bebés

13

Si echo la mirada atrás (unos cuantos años atrás) creo que sabría cual es el día más feliz de mi infancia. El día que me dijeron que podíamos tener un perro. No el que me lo trajeron, si no el que me dijeron que tendríamos uno. Tendría unos 6-7 años.

Recuerdo estar por la noche en la cama, sin poder dormirme, nerviosita, hablando con mi madre sobro cómo llamaríamos al perro. Sí,  con mi madre, que no le gustan nada los animales. No sé qué le pasaría por la cabeza, ni porque motivo me dejo tener un perro. Supongo que por ver a tus hijos felices haces cualquier cosa.

 

Desde el primer momento me hice responsable del perro. Con 8 años ya lo paseaba (si la vida en el pueblo…) y abultaba mas el perro que yo. Recuerdo mañanas antes de ir al instituto con un frio de mil demonios paseando al perro, y como los vecinos les decían a mis padres, “hay que ver esta chica como cuida a su perrillo”. Mi perrete murió cuando yo estaba en la universidad (si, si toda una vida juntos). Lógicamente ya no hubo perros en mi familia. Cuando conocí a mi marido, enseguida tuvimos otro perro. Hoy todavía  nos acompaña y ha vivido el nacimiento de nuestros dos hijos. Cuando llegaron a casa, los recibió como se merece meneando la cola. Los adora y respeta a partes iguales. La delicadeza que ha tenido al acercarse a ellos con sus 30 kg ha sido increíble. Nunca un mal gesto, un gruñido ni nada. Sólo amor cada vez que llegan del parque, del cole, de la guarde. Mis hijos no han conocido su vida sin perro y el cariño y respeto que muestran por ellos es reciproco totalmente. Mis hijos nunca se han puesto malos, salvo alguna otitis, nunca han tenido problemas respiratorios ni nada destacable. Por lo que tener perro no les ha generado ningún problema a nivel de salud. Yo diría hasta qué les ha inmunizado.

IMG_1438

Mis hijos han aprendido a querer y  respetar a todos los animales. Cuando ven a un perro por la calle saben si deben o no acercarse ya que reconocen el lenguaje corporal de los perros. Saben cuándo están de buen humor y cuándo es mejor mantenerse alejados.

Al mayor,  por las mañanas, puedo decirle 20 veces lo que tiene que hacer, que generalmente no me hace ni caso. Pero cuando le digo baja al perro a la calle,  vuela. Ahora es a mí a la que le dicen los vecinos que qué majo mi hijo y que cómo cuida a su perrilla.  Con ella se sienten acompañados y protegidos. Cuando tienen miedo por la noche, sobre todo el pequeño, que ahora está atemorizado con el lobo,  él mismo se consuela diciendo que si está Duna no se atreverá a entrar en casa. Forma partes de sus vidas y de su familia. Es una más de nosotros, que nos acompaña en las vacaciones, durante los fines de semana, las tardes de juego en la alfombra…No quiero pensar en el día que se marche. Sin duda mis hijos lo recordaran como el peor de sus vidas.

Por lo tanto tener perro para mis hijos sólo les ha aportado cosas buenas.

Muchos amigos “embarazados” que tienen perros, o amigos con hijos pequeños, que se plantean tener perro,  me preguntan a menudo que qué tal con Duna y los niños. A los que ya tienen perro les respondo que se preparen a sufrir. Sí, a sufrir, porque lo de pasarte dos horas por la tarde paseando con tu perro probablemente se acabe. Y el pasarse horas cepillándolo o jugando con él también. Según pasa el tiempo todo vuelve a su cauce y te quitas la culpa(otra más durante el posparto) de no atender como crees que se merece a tu fiel amigo. Respecto a los niños no comento nada, doy por supuesto que si se plantean tener a lo que más quieren en el mundo junto a su perro, es porque ya saben lo que es un perro y lo que hay q hacer.

El tema cambia respecto a los que no tienen perro y se les antoja uno justo ahora que el 90% de sus esfuerzos se dedican a educar a sus hijos y apenas tienen tiempo para algo más. Si no han tenido nunca y los niños son pequeñines les digo que no, que yo no lo tendría. Que me esperaría a  que tengan 7-8 años los niños para que TODOS se ocupen del perro y a que tengan tiempo para él. Un perro es un ser vivo, no es un muñeco. Cada vez que leo las cifras de abandono de perros y gatos me imagino a un padre/madre de familia dándole puerta al perro porque no pueden cuidar de él. Y no es que no puedan cuidarle, es que son unos IRRESPONSABLES de narices. La típica estampa de familias con perritos adorables que les cuidan y protegen existe, claro que existe. Pero tras muchas horas dedicadas a tus mascotas, para que estén equilibradas, tranquilas y se sientan uno más de la familia.

1312241081_e54ad05261_m

Lo de los perros pasa como con la maternidad, que te la pintan de color de rosa, llega el bebé a casa y te llevas el bofetón. Pues con los perros parecido. Te haces la idea de tu fiel amigo que te trae las zapatillas y te da un par de lametones cuando llegas a casa. Pero la realidad es diferente, para empezar los cachorros no te traen las zapatillas, te las quitan y te las rompen. Y no te dan dos lametones cuando llegas a casa, te dan miles mientras estas con ellos. Rompen cosas, manchan, ladran etc….porque son eso, cachorros. Y hay que esforzarse en cuidarlos, educarlos, pasearlos, llevarlos al veterinario…todo una responsabilidad, que para eso te has comprado un ser vivo, no la thermomix.  2457381819_d256482c37_m

Así que papás y mamás del mundo que no habéis tenido perro nunca, no se os curra traer uno a casa si no están convencidos de poder atender todas sus necesidades y dedicarles el tiempo necesario. Estamos hartos de ver perro abandonados, y como padres no podemos dar ese ejemplo a nuestros hijos. Asesórense, piénsenlo bien, y no se precipiten por favor!

 

13 Comentarios

  1. Me ha encantado tu entrada ya que me siento muy identificada. Tengo un bebe de 5 meses y cuando estaba embarazada muchas personas me preguntaban… y que vas a hacer con el perro? ? Pues es evidente, es uno más de la familia. Muchos creían que podia ser una amenaza para mi bebe. Yo recuerdo mi infancia con gatos y perros y fue maravillosa compartiendo juegos con ellos. También es cierto que la época del puerperio no le puedes dedicar mucho tiempo pero todo es cuestión de paciencia por parte de todos. Un saludo

    • Sí, tienes razón, eso no lo he comentado, pero la preguntita de ¿Y ahora qué vais hacer con el perro? es tremenda…pués que vamos a hacer, quererlo igual que siempre. Lo del puerperio ¿se pasa mal verdad? por lo menos yo sufría por no poder pasear tanto con ella cómo me hubiera gustado.

  2. Que bonito. Me encantan los perros, pero nunca he podido tener ninguno. Mi hijo, como tus hijos sería feliz paseando a uno por la calle. Es cierto que dan mucha compañía. Nosotros tenemos cobaya y gatos. Cierto es que para los ni´ños las mascotas les hacen mucho bien, y también para los adultos.
    Me ha gustado mucho tu entrada. Gracias

  3. Hola Aral!!! Nosotros no tenemos perros y si algún día, a nuestro peque le hiciera muchísima ilusión tener alguno, nos lo pensaríamos, (ya que no son ningún juguete y tienen sus necesidades). Mi hermana tiene uno y sé de antemano que hacen mucha compañía y que son unos fieles amigos. Eso sí, mi peque tendría que demostrarnos, que es responsable y que lo cuidaría mucho. Me ha encantado tu post!!! Besos

  4. Tengo un perrito “mil leches” que he tenido que dejar en casa de mi madre, vivía en una casa terrera y desde que me independicé solo he vivido en pisos, en los cuales lo normal es que el dueño no deje tener animales… mi perro llegó a mi vida en un momento algo duro, y con sus abrazos, sus lengüetazos, sus juegos, sus fechorías… me alegraba la existencia, y así se fue convirtiendo en alguien muy importante para mi. No dudo que en el caso de tener niños, los perros estarán presentes en nuestras vidas, aportan muchos valores y mucho aprendizaje para ellos, y para nosotros también!! Besos!

  5. Yo soy super perrera, me encantan los animales, no tengo niños pero si los tuviera los educaría en el cariño y el respeto hacia ellos.
    El tema que mencionas de los embarazos y los perros me ha causado alguna ruptura con amigos, yo no puedo entender que de golpe tu perro que ha sido tu mejor compañero, sobre en tu vida y lo veas una amenaza hacia el niño sin siquiera se den una oportunidad ambos.
    No animo a nadie a tener animales, porque sé lo que se sufre, lo que se sacrifica y aunque yo lo veo compensado con creces hay personas que no deberían tener animales, si no estás dispuesto a dar no sabes lo que puedes llegar a recibir de tu mascota.
    Sufrí mucho con la muerte de cada animalito que he tenido pero merece la pena el tiempo que pasé con ellos y lo que me enseñaron de la vida.
    Un abrazo y me encanta tu blog

  6. Muero de amor…. adoro los animales, y siempre he tenido amscotas. no hay como pasearlos y darles mimos porque encima te lo devuelven el doble , me encanto esta entrada, me hiciste recordar mi infancia. un beso

  7. Un post excelente, un perro (o cualquier otro animal de compañía) no es un peluche sino que se acaba convirtiendo en una parte importante de la familia, más incluso que otras personas. Te lo digo por experiencia, mi perra Nube nos acompañó 17 años y no la hubiera cambiado por nada ni nadie en el mundo. Dan demasiado por muy poco y qué menos que atenderles como se debe al margen, por supuesto, de dar ejemplo a nuestros hijos. Muaks

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!