Centro de mesa Navideño. Manualidad para peques.

4

A veces en los pueblos la gente se queja de que apenas hay ofertas de ocio.    Pues hombre depende de cómo se mire. Si queremos ir al cine no, no tenemos cine. Si queremos ir a un chiquipark, no, no tenemos chiquipark. Si queremos ir a un centro comercial, no, no tenemos centro comercial.

¿ y qué hacemos? Pues tenemos dos opciones. Quedarnos llorando en casa porque no tenemos un Centro comercial al que ir a dar vueltas abarrotado de gente y con luces estridentes, o salir a dar un paseo equipados de unas buenas tijeras de podar. Qué para eso estamos en la época y hay que aprovechar los recursos naturales.

No, no me he vuelto loca, ni mucho menos, y no nos hemos ido toda la familia a podar los almendros de mi abuelo  que por otro lado buena falta hace. Hemos ido a cortar ramas de los restos de las podas de las tuyas (un tipo de arbusto), del pinsapo (un arbol enorme) y de los Pinos que tienen mis padres en su terreno. Ah! Y unas bolitas rojas, que no tengo claro cómo se llama (a ver si alguien me ilumina) porque en el momento de escribir este post todavía no habíamos ido a Oncala y no teníamos acebo.

Vamos que nos hemos juntado con todo este material:



En la floristería compramos helecho, adornos de Navidad naturales, una esponja y una bandeja.


Así que con todos estos materiales y la ayuda de mis peques hemos preparado un centro de mesa para adornar la casa estas Navidades. Me hubiera gustado esperar a tener el Acebo, pero en vista de que los peques estaban más impacientes que yo por empezar con nuestra Navidad ecológica nos hemos puesto manos a la obra.

El Centro es muy fácil de hacer, primero hay que mojar la esponja y ponerla en la bandeja. A mí me gusta cortar los bordes de la bandeja para que no abulten tanto.

He utilizado el helecho para darle forma al centro y para delimitar la largura, la anchura y la altura del centro de Navidad.

Y ha quedad algo así:


Con el helecho sobrante, los peques han ido pinchándolo en la esponja. Después he cortado el resto de ramas dándoles un tamaño acorde al centro y los peques han ido completando los huecos que quedaban. Él truco estar en pinchar las ramas como si todas salieran del mismo punto de la esponja. En este caso el centro de la esponja. A los peques este es el paso que más les cuesta porque lo pinchaban donde les venía bien. Pero guiándolos un poquito enseguida lo han entendido.


Finalmente hemos metido las ramitas rojas


Y los adornos blancos que teníamos y nos ha quedado un centro así de chulo.

 


Esta noche toca de cena de Navidad. Acompañaremos unas pizza del mejor de los adornos.

Mañana ya tendremos el Acebo, y queremos hacer guirnaldas para la puerta. Si nos queda chulo lo público 😉.

 

4 Comentarios

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!