Bullying y acoso escolar. Asesoramiento legal, porque esto no es cosa de niños.

7

El acoso escolar es un tema que seguro que como padres nos preocupa a la mayoría. Si bien,  eres una de esas personas que están seguras de que sus hijos no sufren acoso escolar y por supuesto tampoco lo ejecutan, enhorabuena pero deberías saber que si existe algún caso de acoso escolar en el entorno de tus hijos te debería afectar igual.

No porque les pueda pasar a tus hijos el día de mañana (que también), si no porque ser un mero espectador y no hacer nada para evitarlo es algo así como ser cómplice del maltrato. Aprender a denunciar las injusticias y a luchar por lo que es justo, es beneficioso tanto para nuestros hijos como para todo aquel que les rodea. No me refiero que se tengan que meter en peleas, pero si denunciar si ven algún caso, saber identificarlo o mostrar apoyo al compañero afectado.


En el caso de que sean nuestros hijos los que sufren el acoso, o por qué no, que sean nuestros hijos los que están acosando a otros niños, como padres a veces no sabemos cómo actuar o que cauces seguir. Ese tiempo que perdemos hasta que reaccionamos es vital para nuestros hijos. Por lo que no está de más informarnos e informar a nuestros hijos para todos saber cómo actuar cuando aparezca un caso de acoso escolar en el entorno de nuestros hijos o nos afecte directamente.

 

Fuente el Pais http://elpais.com

Para dar respuesta a estos temas, surgen tanto asociaciones, como entidades privadas, que emplean sus recursos de manera altruista en dar charlas y conferencias en colegios para concienciar en informar a los propios alumnos y su entorno de cómo evitar situaciones de bulling y cómo actuar en caso de existir.

La empresa Garanté Abogados, es una de esas entidades privadas, concienciada con la problemática del acoso escolar. A menudo a su despacho llegan familias desesperadas buscando la manera de ayudar a sus hijos cuando sufren la problemática del acoso escolar.

Hoy en el blog nos cuentan cómo podemos ayudar a nuestros hijos, y cuáles son las vías y cauces legales para seguir en caso de que nuestros hijos sean victimas de esta problemática.

¿Cómo surge la iniciativa de dar charlas en colegios para concienciar sobre el acoso escolar?

La iniciativa surge principalmente por la proliferación de este tipo de supuestos en el ámbito escolar, incrementada muchas veces por la incidencia de las nuevas tecnologías y el acceso cada vez más temprano de los menores a las mismas, suponiendo un riesgo enorme para los más pequeños. Esto hace que la labor de concienciación sea cada vez más importante de cara a prevenir y dotar a padres, profesores y alumnos de recursos para actuar correctamente frente a este tipo de situaciones. Dado que la problemática se suele originar en los colegios, nos ha parecido muy interesante colaborar activamente con los centros escolares, con el fin de poder dar las charlas en el lugar donde verdaderamente se generan la mayor parte de los conflictos, y así dotar a todos los sujetos implicados en esta clase de supuestos (padres, alumnos y profesores) de los recursos jurídicas adecuados.

¿Qué respuesta os estáis encontrando por parte de los alumnos ante esta problemática?

Con carácter general, los menores responden bastante bien ante la información y los ejemplos que se les proporcionan. Sin embargo, aunque a priori la respuesta sea positiva, es complicado controlar el verdadero nivel de influencia que se ejerce sobre su modo de ver y entender las relaciones con sus compañeros. La efectividad de la concienciación en esta materia solo se puede apreciar a posteriori, y muchas veces es difícil para profesores, colegios y psicólogos, controlar lo que sucede entre los menores, pero como comentábamos antes, la labor de educación en tolerancia es fundamental para prevenir esta clase de situaciones y modificar la forma de pensar de los alumnos respecto a ellas.

¿Creéis que es un problema en aumento o que se están poniendo los medios necesarios para evitar estas situaciones?

Sin lugar a dudas, en los últimos años se han iniciado multitud de campañas de concienciación frente a este problema, y los medios puestos a disposición de los afectados han aumentado, pero también es cierto que el problema se ha acrecentado, y en muchas ocasiones agravado. Esto supone que aunque hay medios efectivos para intentar prevenir y paliar la problemática, se hace necesaria una mejor y mayor concienciación en materia de tolerancia y respecto. La educación es la clave, es el punto de partida tanto para reducir este tipo de conflictos, como para lograr que los mecanismos de defensa sean más efectivos.

 

Fuente El Pais

 ¿Están los padres y los maestros concienciados con esta problemática? ¿Y los alumnos?

Actualmente, creemos que tanto los padres como los profesores están muy concienciados con la gravedad de este tipo de situaciones. La verdadera problemática se encuentra muchas veces en percibir el conflicto y controlar el comportamiento de los menores. En el caso de los padres, también hay que tener en cuenta que la concienciación debe ser doble, puesto que en una situación de estas características su hijo puede ser acosador o víctima. En cuanto a los alumnos, en general las medidas que se adoptan para incidir en su comportamiento y que interioricen la importancia de fomentar el respeto y rechazar la violencia y la discriminación, obtienen resultados bastante positivos. No obstante, siempre existen edades de riesgo (12-16 años) en las que se debería incidir todavía más de cara a prevenir las conductas de acoso.

¿Qué cauces legales tienen disponibles unos padres, los cuales su hijo está sufriendo acoso escolar?

A nivel jurídico, la opción más efectiva es la denuncia de los hechos susceptibles de constituir una conducta delictiva, frente a la Policía. La denuncia -especialmente cuando hay constancia de la identidad del acosador- permite iniciar las diligencias adecuadas para neutralizar el daño y realizar un esclarecimiento de los hechos. Si se confirma la existencia de una situación de acoso escolar, tipificada como delito en el Código Penal, se daría traslado de las actuaciones a la autoridad judicial y la maquinaria del procedimiento penal se pondría en marcha, culminando con la atribución de posibles responsabilidades penales. Hay que tener en cuenta, que en muchas ocasiones quienes ejercen el papel de acosadores son niños menores de catorce años y por tanto, no resultan imputables penalmente; pero tampoco debemos olvidar, que en base a la Ley Orgánica que regula la responsabilidad penal de los menores, los padres y tutores de los menores de dieciocho años que hayan cometido un delito, responderán por los daños y perjuicios causados por el mismo, por ejemplo, mediante el pago a la víctima de la indemnización correspondiente. Por otro lado, si la actuación del centro escolar no hubiera sido la adecuada para solventar y neutralizar el conflicto, también se podrían derivar responsabilidades para el mismo, por no haber actuado con la debida diligencia frente al problema.

¿Se puede intervenir desde fuera del colegio o es el propio colegio el que media en esta situación?

La intervención se puede llevar a cabo tanto desde dentro como desde fuera del centro escolar. Lo primero que se debería hacer ante una situación de este tipo, es ponerlo en conocimiento de los profesores del menor afectado, y en su caso, de la dirección del colegio, tanto verbalmente como por escrito. La primera toma de contacto con el problema ha de ser por parte del centro escolar.
Desde fuera del centro escolar, siempre resulta recomendable poner los hechos en conocimiento de la Policía, de cara a que se realicen las investigaciones, diligencias y actuaciones necesarias, si es posible, en colaboración con el propio centro escolar. Y evidentemente, como opción final siempre existe la posibilidad de presentar una denuncia ante la Policía, con el fin de que se inicie una investigación para ver si los hechos son susceptibles de ser considerados como delito, y para que se adopten las medidas oportunas

Y cuando el acoso sale de las puertas del colegio y se traslada a redes sociales, quién puede mediar en estas situaciones?

En los casos de ciberbullying, los sujetos que pueden mediar en este tipo de situaciones, son fundamentalmente las propias Redes Sociales a través de los mecanismos de denuncia de los que disponen, las autoridades policiales mediante el sistema de denuncia de los hechos, y los propios tribunales de justicia, ante los cuales siempre es posible reiterar la denuncia, en caso de que sea necesario. Complementariamente, la Agencia de Protección de Datos (AEPD) dota de ciertos materiales y mecanismos de ayuda frente a este tipo de situaciones, con una web específica habilitada para la protección del menor en Internet.

 ¿Podemos ayudar a nuestros hijos de alguna manera cuando fotos comprometidas de ellos o información personal es subida a las redes sociales?

Así es. Para comenzar, es muy importante tener clara la edad mínima fijada por la mayor parte de Redes Sociales para que los menores puedan crear una cuenta en este tipo de plataformas: los catorce años. Partiendo de esta base, si se publicasen fotografías o datos personales de los menores sin su consentimiento, por ejemplo, en perfiles de terceros, lo primero que se debería hacer es denunciar el contenido a través de los mecanismos que ofrecen las propias Redes Sociales, con el fin de que se retiren del perfil o página en el que se encuentren. Si se trata de casos claros, esta vía suele ser bastante eficaz. En caso contrario, siempre se puede acudir a los mecanismos de denuncia y reclamación que pone a disposición de los afectados la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), la cual además cuenta con un número de teléfono, un número de Whatsapp y un correo electrónico, destinados específicamente a la protección de los menores en Internet. Finalmente, también existiría la opción de interponer una demanda civil ante los tribunales competentes (por ejemplo, por vulneración del derecho a la propia imagen del menor), o en caso de que los contenidos subidos sin consentimiento pudieran encuadrarse en un delito, proceder a denunciar los hechos ante la Policía o la Guardia Civil, que cuentan con unidades especializadas en delitos telemáticos.

¿Qué consejos le daríais a unos padres cuyo hijo está sufriendo acoso escolar?

En primer lugar, que hablen detenidamente con el menor, de cara a enfocar y comprender la gravedad y magnitud del problema. La comunicación con el menor en un clima de confianza, puede ser útil de cara a obtener información sobre los hechos, con el objetivo de poder proporcionar después los datos necesarios al centro escolar, y a las autoridades policiales y judiciales. En este punto, la ayuda de los profesionales de la psicología es fundamental, ya que ejercen una labor de protección de la integridad moral y psíquica del menor primordial, siendo de muchísima utilidad durante todo el proceso.
El segundo paso, como ya hemos señalado anteriormente, será ponerse en contacto con el centro, dar y solicitar la mayor información posible y colaborar activamente con el mismo para que se adopten las medidas oportunas. En último caso, la denuncia a los presuntos acosadores y la petición de que se atribuyan y depuren responsabilidades a nivel penal y/o civil, con la ayuda y la labor de investigación de la Policía y en muchos casos, de los propios Juzgados, constituirá el último paso a tener en cuenta frente a este tipo de situaciones.
En todo caso, siempre ha de quedar claro que lo principal es proteger la integridad del menor afectado, y esto solamente es posible con la colaboración de padres, profesores, alumnos, Fuerzas y Cuerpos de seguridad, psicólogos, profesionales del mundo jurídico e instituciones.

Si lo deseáis podeis poneros es contacto con GARANTE Abogados a través de estos medios:
WEB:
http://www.garanteabogados.com/
FACEBOOK:
https://www.facebook.com/Garant%C3%A9-Abogados-699876686765893/
LINKEDIN
https://www.linkedin.com/in/garante

7 Comentarios

  1. Mi hija esta recibiendo bullying por varias cuentas abiertas por niños/niñas por instagram y lo he denunciado. Y esta siendo muy doloroso no hay derecho. Gracias por la información

    • Me alegro que te sirva Alicia. Si ya has probado a denunciar las cuentas en Instagram y no ha funcionado, te ánimo a que tomes medidas más serias y recurras a la policía en caso de ser necesario. Lo primero tu hija. Ánimo y no desistas. Me parte el alma leer estas cosas

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!