Almohadas para embarazadas. ¿Merecen la pena?

12

Estoy en mi sexto mes de embarazo, bueno no lo sé, me lío con las semanas y los meses. Empiezo de nuevo: Estoy en mi semana 27 de embarazo, eso quiere decir que en total, a lo largo de mi vida, he estado embarazada 107 semanas, bueno 110, porque los mayores nacieron de casi 42 semanas. El caso es, que 110 semanas me ha costado descubrir mi mejor amigo del embarazo. Porque nos conocimos hace pocas noches, y nuestro amor ha sido todo un flechazo.

Que digo yo, que nos podíamos haber conocido hace unas 50 o 60 semanas de embarazo. Ya no digo en el primer embarazo, pero si al menos en el segundo, lo cual me hubiera facilitado dos de mis tres embarazos.

Os estaréis preguntando después de tanto numerito y cuenta de que estoy hablando. Pues ni más ni menos que de algo que el resto de mis semanas de embarazo había pensado que era una soberana estupidez. Faltaría más, que una embarazada fuera a estar equivocada en su tercer embarazo

Y vaya si lo estaba. ¡Cómo he podido dormir (o intentarlo) tanto tiempo sin un chisme de estos!

Mi gran descubrimiento han sido las almohadas para embarazadas.

Almohada de embarazo

Y digo chisme porque hasta hace dos o tres días no sabía ni como se llamaba. El caso es que llevo todo el embarazo durmiendo mal. Y me pongo un cojín entre las piernas para descansar mejor y que no me duelan la cadera y las piernas. Pero claro, el cojín se me escapa y me despertaba dolorida. Pero bueno me resignaba, es algo que toda embarazada debe pasar (o eso pensaba yo). Dormir mal forma parte del embarazo. Y todos los días, a las 7;30 -8:00 de la mañana me levantaba dando tumbos por el pasillo hasta que conseguía ponerme erguida. Vamos que hacía una representación de la evolución del mono hasta nuestros días a cámara rápida toda las mañanas.

Además para darle más drama a mi vida nocturna, me he obsesionado con dormir de lado izquierdo porque se supone que es mejor para el bebé. Y sí, me duermo del lado izquierdo, pero me despierto boca arriba y del susto abro unos ojos como platos y me siento como un dinosaurio que acaba de aplastar a su criatura. Lo cual no ayuda a conciliar el sueño después….

Pues bien, hemos estado el puente de diciembre en Madrid, y no tenía ni un cojín que llevarme a las piernas. Las plazas de cama estaban justas y los cojines más. Y pasó lo que tenía que pasar, no pegué ojo en toda la noche. Ya no llegue ni a las 7:30 de la mañana, a las 5:30 me desperté con dolor de piernas y cadera y ya no puede coger el sueño, así que a las 8 cuando me levanté (por no despertar al resto del personal) la representación que hice ya no era la del mono hasta nuestros días…empecé por el origen de la posición erguida, y empecé a desplazarme a cuatro patas cuando salí de la cama. Una noche más y me veo reptando por el suelo antes de ponerme de pie.

El caso es que aquí mi medio limón, se cabreó y me dijo que después de 3 embarazos (el pobre no sabe pasarlo a semanas aún, si no le había dado un perraque de ver todas las que eran)

si pensaba comprarme el chisme ese que hay para que duerman las embarazadas.

Yo rotundamente le dije que no, que me negaba a gastarme en pleno diciembre y siendo casi familia numerosa 80 € en un cojín ñoño que valía una pasta porque llevaba la etiqueta embarazada. Me hizo tanto caso que a los 25 minutos estábamos en el Carrefour, eso sí, yo en la sección de juguetes pensando en que invertir los 80€ y él en el de puericultura viendo a ver dónde estaba el chisme ese para dormir.

Al final encontramos el chisme, 25€ tenían la culpa (aun no sabemos de donde me he sacado los 80€, pero en más de 100 semanas ya me podía haber informado mejor del precio). Así que nos fuimos a casa con el chisme de dormir (y un par de juguetes).

Y el sabado por la noche, ya de vuelta en casa, prueba de fuego…

…..Ooooommms pues no se está mal……

…..!uy! Que cómodo es esto……

¿Merecen la pena las almohadas paran embarazadas?

Me despierto igual que todas las noches, un montón de veces, pero sin dolor en las piernas, así que vuelvo a coger el sueño en seguida. Además me pongo el cojín también por detrás de la espalda e impide que me gire, lo que ayuda y mucho a que no me de una angina de pecho de la impresión cuando me despierto boca arriba……

El primer día me dieron las las 9,20 de las mañana. No sé si era el cansancio, la suerte del principiante o si es que las almohadas de embarazada funcionan. El caso es que se ha vuelto el objeto más cotizado de la casa. Hay tortas entre mis hijos por tumbarse con él en el sofá, y yo deseando estoy irme a dormir para volver a descansar.

Además tiene muchos usos, se puede utilizar para sujetar al bebé cuando ya se mantiene sentado y no se meta un cabezazo, para tumbar al bebé, para ayudarte a dar el pecho (aunque esto hasta que no lo pruebe mejor no os lo cuento…)

Molaría que ahora dijera:

Y vamos con un sorteo de la marca blablaba que patrocina este post.

Pero no tengo nada que sortear, ni nadie que me patrocine, ya sabéis mi historia y los 25€ que me ha costado la almohada de embarazo en el Carrefour.

¿Donde puedo comprar una almohada de embarazo barata?

Si queréis uno y no tenéis ganas de salir de casa, resulta que en Amazon también los tienes con muy buenas valoraciones y no valen tampoco 80€.

Almohada para embarazadas

A mí esta personalmente me encanta. Es más larga que la mía (mide 1,90) y te envuelve entera. Podéis ver su precio aquí.

A mí me ha ayudado mucho a descansar por la noche. Así que en mi caso, aunque tarde, ha merecido la pena la almohada de embarazada.

Es importante que valoréis que tal descanséis por la noche antes de lanzaros a realizar una compra compulsiva. Algo muy común cuando estamos esperando a nuestros churumbeles. Eso sí, no hace falta que esperéis tanto como yo en caso de ver que puede ser necesario.

Habéis hecho algún descubrimiento durante vuestros embarazos que hayáis pensado ¿cómo he podido vivir tanto tiempo sin este chisme?

¿Me lo contáis a ver si lo convierto en un bien de primera necesidad en mi último embarazo?

12 Comentarios

  1. ayy que identificada me he sentido contigo! Yo en mi segundo embarazo intentaba siempre dormir del lado izquierdo y sabes lo que me pasó? Me era totalmente IMPOSIBLE. No sé por qué extraña razón necesitaba dormir del lado derecho y me pasaba horas despierta con un sentimiento de culpa….

    Como almohada usaba el cojín de lactancia de mi hija, que más o menos cumplía esa función y me iba bien.

  2. A mi también me ha llegado tarde el descubrimiento!! Lo cierto es que cuando la barriga va creciendo se duerme muy mal. Recuerdo que le iba quitando la almohada a mi marido y el iba comprando almohadas jajaj!! Al final acabé con 5 o 6 repartidas por todo el cuerpo..Ay madre! Que odisea si lo llego a saber!!

  3. me meo con tu historia. Me he sentido muy identificada con lo de no gastar 80€ que no estamos para tirar los euros oiga! Y luego resulta que ni es un agujero tan grande para la economía familiar ni eran 80€ como te habías emperrado en pensar jajajjaja. Me alegro que lo hayas descubierto que más vale tarde que nunca ^^

  4. En mi opinión, no. Pero he oído muchas historias de amor con ellas. Imagino que va en función de cada mamá. En mi caso la compré al pasar el primer trimestre. Tengo que decir que mi embarazo fue en invierno y que yo dormía súper bien, además de que no tuve una gran barriga. Me muevo mucho por la noche así que me resultaba súper incómodo estar cambiando el cojín cada dos por tres de lado, con sábanas y demás. Y es lo que te digo, como dormía bien… No le vi necesidad. Yo compré uno evolutivo de Jané, que servía para poner luego al niño. Así lo use dos veces, jaja. Y como cojín de lactancia una vez porque le solía dar el pecho tumbada. Total, que no fue una gran compra, aunque me encanta y no me salió nada caro. Ahora lo uso para sentarme en el suelo!

  5. Para mi una maravilla!!! De las mejores compras y aún ahora le seguimos dando uso, mi hijo mayor la tira en el suelo y ahí se acomoda a ver la tele!!

  6. A mi me ayudo mucho la almohada de embarazo la usaba colocada entre las piernas, las use incluso en el posparto, y me recomendaron que la usará el tiempo que quisiera y dormía genial, hasta ahora siento alivio, me encanta, en definitiva una de las compras mejor amortizadas que hice.

  7. Yo he dormido divinamente en todos los embarazos, pero el cojín de lactancia ¡eso sí que fue una buen inversión! Me parecía una tontada cuando era primeriza y a día de hoy le sigo dando uso. ¡No sin mi cojín!

  8. yo tengo dos almohadas de embarazada, una como la primera que compré cuando el peque ya tenia 3 meses (solo la he usado para lactancia) y otra grande que te abraza como la otra que pones ….esta última para dormir es IMPRESCINDIBLE ^____^

    por ciertooooo, como mi memoria ya no es lo que era, no sé si te he dado la enhorabuena …..así que, a cuidarse mucho y disfrutarloooo preciosa!!

  9. Ohhh, yo tampoco sabía que existían. Se ve comodísima! De haberlo sabido antes quizá hubiera dormido mejor. Pero, por lo menos lo descubriste en tu 3er embarazo. Yo tendré que tener un 4to para poder probarla (jajaja).

  10. […] – La almohada de embarazo para dormir sigue siendo la causante de que duerma (algo) y descanse por las noches. Lastima que mi hijo tenga la misma necesidad de utilizar la almohada para dormir que yo y se apodere de ella todas las noches. Por las noches en alguno de los viajes que hago por el pasillo entro en su habitación, le doy un beso y le tapo. Y a mi hijo también. Me despido de la almohada y del niño hasta la mañana siguiente. Nadie dijo que ser madre de familia numerosa fuera fácil y a las pruebas me remito. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Responsable » Clara sanz.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Profesionalhosting dentro de la UE. (https://www.profesionalhosting.com/contratos/privacidad.html).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.