La importancia de compartir en el parque y de aprender a respetar a los demás.

4

Aun a riesgo de volverme impopular, lo gritare a los 4 vientos, estoy harta de las tonterías que tengo que escuchar en cuanto a compartir en el parque. Si harta. Lo siento si molesto u ofendo a alguien, no es mi intención, pero no puedo con eso de….
-Si vas al parque y un desconocido te pide el iphone ¿se lo dejarías? Pues los niños lo mismo.
Pues va ser que no, no se lo dejaría. Pero tengo varios motivos, y ninguno de los motivos que me justifican a no dejar mi smartphone son por los que llevo a mi hijo al parque. Así que sintiéndolo mucho no me sirve el ejemplo para NADA, sólo si quisiera justificar que es normal que mi hijo no comparte en el parque. Y no me hace falta justificarlo, porque lo normal para un niño pequeño es que no comparta. Nos han fastidiado, es un niño pequeño y lo suyo, suyo es.

Compartir en los parques
¿Cuál es el motivo por el que vais al parque con vuestros hijos?
En mi caso lo tengo claro. Para que jueguen, conozcan a otros niños y se socialicen (ahí en negrita que se lea bien). Para que jueguen solos me quedo en casa con ellos y así no tengo que guardar el Iphone por educación cuando coincida con un padre o un abuelo cuyo vástago está jugando con mis hijos, y así socializo yo también con las personas de mí alrededor.
Ir al parque para un niño pequeño es lo más parecido a qué los adultos queden a echar una partidilla de algo con sus amigos. Los niños que juegan con nuestros hijos en el parque, es lo más parecido que tienen a un amigo.
¿Cuándo estáis con vuestros amigos tomando algo, o reunidos en una casa, o mejor aun, habéis quedado para echar un partido o hacer algo de deporte ¿Cogéis el Iphone y jugáis solos? No ¿a que no? Pues eso, lo guardáis y habláis o jugáis a juegos colectivos. Jugáis con el balón, o con un juego de roll o de lo que sea, o simplemente charláis ¿a que sí?
Regla número uno en mi casa en tema referente al parque. Lo que se lleva al parque es para compartir. Entiendo que tienes juguetes importantes para ti. Será mejor no llevarlos al parque. ¿Quieres llevarte la Moni Monita al parque? Piensa que todos los niños la van a querer y quizás no es buena idea que un muñeco que es importante para ti vaya de mano en mano y lo pases mal. Quizás es mejor dejarla y llevar al parque algo con lo que podáis jugar más niños, algo para compartir. Tiempo tendrás de jugar con la Moni Monita en casa, además mañana va a llover y vas a estar tooooooda la tarde  en casa, así que mira si vas a tener tiempo de jugar con la mona.
Al principio cuesta convencerles y lloran como si su vida dependiera de llevar la mona al parque o cualquier otro chisme, pero al final lo entienden.
Ahora otra situación:
Me he dejado la moni monita en casa, estoy jugando con mi cubo y mi pala y hay un niño cojonero que quiere a toda costa mi cubo y mi pala.
Regla número dos referente a parque: Pues mira hijo no hace falta que se la dejes, has traído más cubos y palas, ofrécele una de las otras, de las que hay en la pedazo de bolsa que mamá ha cargado como un mulo hasta el parque y que tambien son tuyas y no estás usando en estos momentos. Aquí pueden pasar dos cosas, que el nuevo amiguito de tu hijo esté de acuerdo o que monte en cólera.
Opción 1: EL otro niño acepta la pala y cubo que le ofreces. ¡Qué bien, has compartido!, y ahora este niño se divierte jugando contigo! ¡Qué bien hijo!
Opción 2: El niño no quiere el cubo y pala que le ofrece tu hijo y monta en cólera. Quiere sí o sí lo que tiene tu hijo. Explícale que luego cuando acabes de jugar tú, se la dejaras, o que primero un ratito tú (que la pala es tuya y la estás usando), y después otro ratito él. Pero que ahora la tienes tú. El niño berrea y vienen sus papás. Se acabo el problema para ti, ahora el problema lo tienen los papás del otro niño. Que seguro que a fuerza de explicárselo, como hemos hecho todos con los nuestros, acaba cediendo y entendiéndolo. Si no es este año al que viene, o al otro.
Volvamos al mundo adulto, Si estás jugando un parchís con tus amigos y te pides el color azul y tu amigo se pone a llorar porque él quería el color azul ¿qué es lo primero que piensas? ¡Ay macho! ¿Cuántas horas de parque te faltan a ti?.
¿Qué queremos el día de mañana para nuestros hijos? Pues eso.
Ahora me pongo en el otro lugar, mi hijo es el que se ha antojado de la pala y el cubo del otro niño (no me voy a quedar en lo fácil de que mi hijo si comparte, y me voy a quedar en la opción de mi hijo es la mosca cojonera),
Le digo que no y le ofrezco otro juguete. No funciona, quiere la del otro niño. Le explico que es su pala, y que cuando el otro niño la deje si se la deja podrá cogerla. Sigue en sus trece de que quiere el cubo y la pala del otro niño. Le ofrezco ir al columpio, mira que chulí, que mami te columpia. La respuesta de tu querido hijo “noooooo”, y encima chillando. En estos momentos ya estás nerviosa, y te sientes observada y la peor mala madre del mundo porque sientes que todos te miran con cara de “que mala madre eres”. Tu hijo empieza a llorar como una sirena, y tu también quieres llorar, y salir de ahí pitando. Retiras a tu peque, y los dos lloráis, él por fuera y tu por dentro. Te sientes lo peor de lo peor, mientras intentas ofrecerle otras alternativas hasta que se olvide de la maldita pala y el maldito cubo. Y así pasan los días. Pero un día de repente vas al parque. Y tu hijo ya no llora cuando se encapricha de algo, y de repente es el que está tranquilo jugando ofreciendo las cosas a los demás y disfrutando con esto de compartir. Que curioso, les satisface algo por lo que no reciben nada a cambio (modo irónico ON). Vuelves al caso anterior, al fácil. Y resulta que ni eras tan mala madre, ni lo estabas haciendo tan mal, ni tu hijo era un caprichoso, era un niño pequeñito aprendiendo a que no se puede tener todo en esta vida y que hay que respetar a los demás. Y te sientas en un banco, y miras a la madre que se lleva a su pequeñín llorando porque no le da tu hijo su pala y su cubo, y que siente que la miras como si fuera la peor mala madre del mundo, pero la miras pensando, pobrecilla, yo he pasado por lo mismo.
Así que padres y madres del mundo, en el parque se aprende mucho, a nuestros hijos les ayuda a formarse como personas, es un ambiente que les enriquece, y donde se comparte. Aunque sean extraños desconocidos (si es que se les puede llamar así a u niño pequeño). Lo que se lleva al parque es para compartir, y lo que no se comparte se deja en casa. La vida pasa, nuestros hijos crecen y en la mayoría de los casos aprenden a compartir. Y si estáis un poco atentos aprenderéis las lecciones tan importantes que muchos hijos nos enseñan en los parques. Es normal que no compartan de pequeños, pero no los justifiquemos con la absurda frase de si le dejaríamos nuestro Iphone a un desconocido. Tiempo tendrán de aprender a ser materialistas y a que les vaya la vida en el Iphone. Mientras sean niños tratémoslos como niños.

Y ahora venga apedrearme, pero no sabéis lo a gusto que me he quedado tras escribir esto.

4 Comentarios

  1. No te voy a “apedrear” por supuesto ni mucho menos, es tu opinión basada en tu punto de vista y es tan respetable como cualquier otra. Es más, no me parece mal lo expuesto, peroooo…. Esto lo veo desde el lado de “compartir” que está muy bien, pero ahora me gustaría verlo desde el lado de “respetar” tanto los sentimientos de los demás como sus pertenencias.
    Si muere por llevarse a Moni Monita al parque para jugar nuevas aventuras en ese nuevo lugar… Por qué los otros niños no pueden respetar ese deseo, ese no querer compartir ese juguete especial y por qué Moni Monita se tiene que ver privada de su libertad y de compartir nuevas experiencias y lugares con su dueño porque otros peques no saben RESPETAR…

    • Hola encantada de leer tu comentario. Moni Monita va con nosotros a sacar al perro, tiene una cesta en la bici donde la lleva, mientras hacemos la compra nos ayuda e incluso ha dado monedas a la cajera. Viaja y duerme con nosotros. Pero el parque tiene algo mágico que son amigos de verdad, reales de carne y hueso, con los que compartir aventuras de verdad y vivir verdaderas fantasías. Prefiero ver a mis hijos viviendo estas “fantasías reales” que no absortos en sus juguetes sin compartir con el resto. Todas las noches cuando nos vamos a la cama contamos lo que más y menos nos ha gustado del día. Y nunca aparece la mona pero siempre aparece el parque y los juegos con los demás niños en lo que más nos ha gustado. Todo tiene su momento. Al menos en el caso de mis hijos. No creo que se trate solo de saber respetar, si no también de saber empatizar con el resto de los niños. Yo por supuesto no les dejo coger lo que no les pertenece si el otro niño no quiere compartir , y no intentan cogerlo, básicamente porque lo que le apetece es correr, saltar, jugar con la arena…en definitiva disfrutar del parque.

  2. Esta vez no coincido contigo vecina jaja.No entiendo porque no se respete a los niños y a sus posesiones. Yo jamás le obligo a compartir salvo que.. el esté jugando con lo de otros y no deje lo suyo, que si que le digo que o lo deja, o suelta lo de los demás. O que esté a otras cosas y no esté tocando esos juguetes. Pero si lo tiene el, no se lo quito..Si es su juguete favorito, no se lo quito.

    Al mio le regalaron un barco con mando para la piscina en su cumple. Llegamos ese día a la piscina a estrenarlo y comienzan a pedírselo. Se lo deja a uno. A otro. Al tercero ya voy yo y le digo: No, déjaselo que es suyo. Y la madre viene y me dice: mujer, que solo es un momento y ahora se lo deja. No, no tiene que dejarle a mi hijo lo que ya es suyo. Hay 30 niños en la piscina, ¿debe dejárselo a los 30 cuando aún no lo ha estrenado él?¿Cuando se le gasten las pilas, esos niños se quedaran a jugar con mi hijo o se irán?. Otra mamá dijo: Pues si no lo va a dejar que no lo traiga. Y volví a responder: no, señora. Mi hijo no trae cosas para uso común, las trae primero para el, y el tuyo nunca trae nada, eres tu quien debería traerle algo al tuyo para evitar que quiera lo de los demás. Si vamos a compartir, compartimos todos.No me malinterpretes, es que los niños del pueblo jamás llevan nada al parque ni a la piscina, y el año pasado me cansé de que me devolvieran las cosas de mi hijo rotas. Me harté y mucho. Se le comían la comida que le llevaba, se llevaban sus juguetes, pero a jugar, ninguno se quedaba.

    Entiendo lo que dices de no llevar las cosas pero a ver… si es el único sitio donde jugar con algo, por ejemplo si tienes un barco como en mi caso, y solo puede ser usado en la piscina, ¿qué haces? Yo entiendo que lo quieran, pero nadie entiende que el dueño,mi hijo, también quiera jugar con él. Le sueltan lo de compartir, se lo cogen, no juegan con él niño, porque aunque le cojan sus cosas, no están jugando con él, y se lo devuelven sin pilas. ¿No llevarlo? Entonces no me sirve de nada el barco.

    Así que me niego a ser políticamente correcta y obligarlo a compartir. Es un post que tengo en borrador, porque se que mi punto de vista puede levantar ampollas, así que aún no se si lo sacaré o no.
    En fin.. no me odies ;D

    • Jajajaja pero como te voy a odiar por eso! Entiendo totalmente tu punto de vista. En cada lugar hay unas circunstancias y hacen que las situación cambie. Cada maestrillo tiene su librillo, a mí me parece que mi opinión puede levantar ampollas y a ti te da la sensación que es la tuya. Mi hijo mayor con los niños que se junta en el parque son los mismos que los de su clase. Hay un niño que a veces lleva juguetes y los utiliza en este plan ” tú si” y “tu no”, ahora con 7 años pasan de él y de sus juguetes, pero cuando mi hijo era más pequeño y el “nuevo” del grupo lo pasaba muy mal porqué a él nunca le dejaba nada. El pobre no entendía nada. Yo le explicaba que él no hacía nada malo. Que si su amigo no quería compartir con los niños el que se portaba de manera incorrecta era su amigo y no él. Entiendo que es diferente cuando aparece una legión de niños que sólo quieren a tu hijo por el barco, y cuando no hay barco ahí se queda. Ahí entiendo que te cabree y que les mandes a todos a la mier…pero es que para eso están las madres, para vigilar a sus hijos. Hay muchas que parece que cuando tienen más de 6 años se olvidan de ellos. A mi hijo mayor muchas veces se le antojan juguetes de los amigos de la pequeña cuando va al parque, y él y sus amigos se juntan con ellos para coger su Hulk o su Capitán América,y cuando ya los han manoseado como tú dices, ahí se quedan los pequeños. Así que cuando rodean a los amigos de la peque yo los mando a otro sitio y les digo que no molesten a los pequeños. No sé me ocurre que el pequeño tenga que dejar los juguetes a los mayores. Pero tampoco entiendo que luego se sienten los pequeños al lado de mi hija, cojan sus cosas y jueguen con ella, pero la pobre no pueda tocar al Hulk. Pues hijo si no quieres que lo toquen déjalo en casa, o no te pongas a jugar donde están todos compartiendo…..son maneras de ver las cosas…y creo que el sentido común impera en cada situación.

Me encantaría saber tu opinión sobre este tema. De todas formas ¡Gracias por leerme!